ANDANDO
EN
EL AMOR DIVINO

Por

Elbert Willis

Traducido y Revisado
Por
Alcance Hispano

INDICE

INTRODUCCION

CAPITULO 1

EL PRINCIPIO DEL AMOR DE DIOS

Conoce Lo Que Es el Amor De Dios
Conoce El Ejemplo De Dios
Conoce La Diferencia Entre El Sistema De
Amor Del Mundo Y El Sistema De Dios

CAPITULO 2

LA OBRA DEL AMOR DIVINO

El Amor Divino Destruye El Temor
El Amor Divino Socorre a Otros
El Amor Divino Produce Acción
El Amor Divino Establece Límites
El Amor Divino Nunca Es Contradictorio
El Amor Divino Da Preferencia
El Amor Divino Produce Un Alto Nivel
Operacional
El Amor Divino Trae Revelación   El Amor Divino Provee Protección
El Amor Divino Produce Fidelidad

CAPITULO 3

LOGROS DEL AMOR DE DIOS

El Amor De Dios Tiene Poder De Atracción
El Amor De Dios Identifica A Los
Verdaderos Cristianos
El Amor De Dios Produce Madurez A Través
De La Obediencia
El Amor De Dios Causa Alabanza y Gozo
El Amor De Dios Da Fuerza De
Constreñimiento
El Amor De Dios Corrige El Concepto De
Amor y Fidelidad
El Amor De Dios Unifica
El Amor De Dios Revela La Posición Del
Cristiano

CAPITULO 4

OPERACIONES DEL AMOR DIVINO

El Amor Divino Involucra Responsabilidad
Personal
El Amor Divino Edifica
El amor Divino Desarrolla Capacidad de Sumisión
El Amor Divino Protege
El amor Divino Desafía
El Amor Divino Quebranta El Poder Del
Materialismo
El Amor Divino Es El Portal a Mayor Madurez

ANDANDO EN EL AMOR DIVIINO

INTRODUCCIÓN
¿Aprendiendo a amar?    ¿Quien necesita aprender a amar?   Todos necesita aprender
a amar; esposos, esposas e hijos.   El concepto de amor del hombre es todo lo contrario del
concepto de Dios.    Satanás ha traído confusión a nuestra sociedad con respecto al amor.
El amor a través del mundo es una “Acción egocéntrica”.  Ámame tú a mí, actúa
como yo deseo y a cambio yo te amaré.
En nuestro estudio de aprender a amar consideraremos cuatro temas:
1.  El principio del amor de Dios.  Hay  varios hechos de los que debes tener
conocimiento si te vas a mover en el amor de Dios
2.  Las obras del amor.   El amor trabaja; y hay algunas cosas que el amor de Dios
cambiará en cada individuo.
3.  Los logros del amor.  Existe la necesidad en el cristianismo de saber como
poder fluir en el amor de Dios para que podamos ser de bendición para otros y al
mismo tiempo, ubicarnos en una posición en que Dios nos bendiga también.   El
amor alcanzará esta meta.
4.  Los operaciones del amor.  Cuando  no puedes amar, tienes un problema.
Comienza a ver al pueblo de Dios como El lo ve, primoroso para amarlo.

Por tantos años, lo único que hemos conocido es el amor humanista; el del alma
(fileo) que el mundo conoce.    Sin embargo, hay otro sistema de amor, a la manera de Dios.
Ahora que el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones, estamos aprendiendo
a amar (en todo sentido) con el amor de Dios.  Aprendimos la manera del mundo, ahora
aprendamos la manera de Dios.

CAPÍTULO 1

El Principio Del Amor De Dios

I Corintios 13:13 dice: “Y ahora permanecen  la fe, la esperanza y el amor, estos
tres; pero el mayor de ellos es el amor”.   Vamos a tratar con el principio del amor de Dios,
o el sistema del amor de Dios, versas el sistema del amor del mundo.  A menos que
reconozcas la diferencia entre el sistema del amor de Dios y el sistema de amor del mundo,
nunca serás capaz de moverte en la “Forma de amor de Dios”.

Hay varios hechos de los que debes tener conocimiento, si vas a moverte en el amor
de Dios.   Por ejemplo, si vas a conducir un carro, debes de tener conocimiento de ello para
poder conducirlo.  Si vas a recibir sanidad divina, debes de tener un conocimiento sobre
ella; es igual con el amor de Dios.

Sólo mira la alabanza y adoración, por ejemplo.   Ya fuera que estuviéramos en una
denominación o no, muchos de nosotros no teníamos ningún concepto de orar en el
espíritu, movernos en los dones, recibir revelación de la Palabra de Dios, etc.  Sin
embargo, cuando comenzamos a aprender sobre estas verdades, pudimos participar en una
verdadera adoración y ser bendecidos por Dios.   ¿Por qué comenzamos a ser bendecidos?
Porque llegamos a un conocimiento de los hechos concernientes al sistema particular de
Dios.

CONOCER LO QUE ES EL AMOR DE DIOS
El primer hecho que debemos conocer sobre el amor de Dios es comprender lo que
es.   Si no sabes lo que es Su amor, entonces no hay manera en que te puedas mover en él.
Esta ha sido una revelación reciente a mi corazón durante los últimos años.  ¿Qué es
exactamente el amor de Dios?   No es lo que siempre concebí que fuera.

Hay tres palabras griegas que traducen la palabra ‘Amor’.   Cuando tú y yo decimos
la palabra ‘amor’, puede tener varios tipos de significados, pero en la Biblia hay tres
palabras con significados específicos:

Dode: Esta palabra se encuentra en la versión Septuaginta del Antiguo Testamento.
También se encuentra en Proverbios, Óseas, y Ezequiel, pero en ningún lado del Nuevo
Testamento.  Cuando se usa esta palabra sugiere un deseo sensual.  Tiene asociaciones
desagradables.  Está hablando estrictamente de “el deseo de la carne” o “el deseo de los
ojos” o “la lujuria de la mente”.   Cuando se usa en el Antiguo Testamento (en la versión
griega), siempre se refiere a “deseo sensual”.

Filantropía:  Este es un sustantivo  griego del cual se  derivan las palabras
“Filantropía” y “Filadelfia”.   Significa un afecto natural por parientes o amigos, donde las
emociones son primarias.  Aquí es donde tú y yo hemos vivido toda nuestra vida, pero
vamos a ver cómo el principio del amor de Dios no está de acuerdo con esto.  Es bueno
que tengamos amor filadelfia (filial); esto es lo que tenemos para nuestros amigos.  Pero
Dios dice que amemos a nuestros enemigos.  Con este tipo de amor no podemos amar a
nuestros enemigos, porque este tipo de amor está basado en emociones.   El amor fileo (de
filantropía) está basado en tu constante  asociación con ellos.  Por ejemplo, tus hijos
nacieron de tí, y fueron criados por tí y vivieron contigo; por esto siempre tendrás un amor
fileo para ellos.  Muchas veces el amor natural que tienes se ‘apaga’.  Un conocimiento
del amor de Dios, es necesario si vas a continuar amando a ciertos individuos.

Ágape: Este amor se usa más comúnmente  en relación a Dios.   Es un amor que
deliberadamente, por un acto de tu voluntad, escoges un ser y lo amas a pesar de lo que
pase.   Siempre hemos tratado con el amor en forma emocional, “como me siento hacia tí”.
Si no tuviéramos el sentimiento o el hormigueo de las emociones, o esa buena sensación,
pensaríamos que no estamos amando.   Esto es amor fileo, no ágape.

El amor de Dios es cuando amas DELIBERADAMENTE, POR UN ACTO DE TU
VOLUNTAD.   No es el tipo de amor por el que hemos operado en el pasado.   Amábamos
a alguien, pero no le amábamos a pesar de lo que pasara.   Le amábamos mientras actuaba
como pensábamos que debería, le amábamos mientras nos tratara bien.   Por eso es que las
cortes de divorcios están llenas hoy.  La gente tenia el amor natural ‘fileo’ que duraba
mientras las cosas eran como pensaban que  deberían ser, pero el amor de Dios nunca
cambia.   Si tu amor cambia hacia un individuo particular, esto significa que sólo era amor
natural, emocional, humanista.   Por lo tanto, escoges amar o no amar a alguien porque te
lastimó, te decepcionó o no llenó tus condiciones.
Deliberadamente, por un acto de voluntad ESCOGES amar a la gente con el amor
de Dios.  Pero muchas veces en fileo, también escoges  no amar a alguien.  Dices,
“Simplemente ya no puedo amarlo”.   ¿Por qué?   Cuando eres honesto admites que es por
la manera en que te trataron o actuaron hacia  tí, no llenaron tus expectativas.  Esa es la
razón por la cual dejaste de amar.   Esa no es mucha razón para dejar de amar.   La raíz de
esa decisión, o sea, de dejar de amar, es EGO.   No te trataron como merecías y por eso ya
no sientes lo mismo por ellos.   Esto se refiere a esposos, esposas, hijos, toda relación que
tengas.

Otra manera de explicar el ágape, o el amor de Dios, es que tiene poco que ver con
emociones, pues la voluntad es el factor primario.  El sistema de amor del mundo está
basado en ‘sentimientos’.   Si son amables te sientes bien con ellos, si no lo son, te sientes
mal con ellos.   Todo esto es emoción.   Estás basando tu amor hacia ellos en su trato hacia
tí.  Pero el amor de Dios tiene muy poco  que ver con emociones. Es por un acto de la
voluntad.   La VOLUNTAD es el factor primario en el principio del amor de Dios, no los
sentimientos o las emociones.

El amor es energía trabajando, como lo es  el odio, el enojo, el  resentimiento, etc.
El amor es constructivo, pero el odio, el enojo y resentimiento son destructivos.   ¿Puedes
sentir el odio cuando está dirigido hacia ti?   Sí; te afecta.   Cuando estás cerca de alguien
que está enojado lo sientes.   Es una energía, una fuerza trabajando. Alguien puede verte y
tú sentirlo ¿Por qué?   Porque es una energía.   Así como o puede afectarte el odio, también
puede hacerlo el amor.  Todos lo hemos probado, pero parece que conocemos más del
miedo, el odio, y el enojo.  Cuando aprendamos que el amor es una energía, y que Dios
libera Su amor hacia nosotros, entonces nos daremos cuenta que El nos ha tocado con Su
amor.

Otro concepto sobre el amor ágape es que es completamente indestructible.   Dura,
mientras que el amor fileo, debido a una base emocional, cambia y falla.   El amor de Dios
es algo que haces por un acto de tu voluntad; deliberadamente tomas la determinación de
amar.  La Biblia dice en RM 5:5: “PORQUE EL AMOR DE DIOS HA SIDO
DERRAMADO EN NUESTROS CORAZONES”.  Así que tenemos que tomar la
determinación de liberarlo hacia otros, hacia Dios, hacia los “difíciles-de-amar”.   Decídete
a amar.   Decide que vas a amar A PESAR DE LO QUE PASA.   El ‘YO’ dice, “No estoy
dispuesto; ellos no están actuando como quiero”.  El amor de Dios es completamente
indestructible porque no está basado en emociones.  El amor fileo está basado en
emociones y por eso cambia y falla.   Todos hemos tenido esta experiencia.   Por ejemplo,
realmente sentías algo por alguien, pero cambió y falleció.   De hecho, a veces se convirtió
en odio.    ¿No es sorprendente?    ¿Cómo podemos odiar a alguien a quien amábamos?   Eso
es terrible especialmente para los cristianos; pero todos hemos estado en ese barco.
Piénsalo por unos minutos y comprenderás de lo que estoy hablando.   No es la voluntad de
Dios que seamos así.  Rechaza ser así, porque estamos entendiendo más y más sobre el
amor de Dios.

El amor de Dios nunca piensa en ‘sí mismo, o ‘como me afecta’; ni aún permite que
se considere el ‘ego’..   El amor fileo, sin embargo, considera ‘mis’ sentimientos.   Siempre
preocupado con el ‘yo’.  El amor de Dios siempre considera a la otra persona.  El amor natural del alma, piensa en YO Y MIS DERECHOS.   El ágape siempre piensa en darle a la
otra persona lo que requiere; y cada individuo requiere amor como el oxigeno.   Es por eso
que la mayoría de la gente es tan miserable hoy en día.   Están pervertidos (no en el sentido
lascivo) con miedo, frustración, confusión, inseguridad, decepción, dolor, resentimiento y
rebelión porque se le dio amor y luego se les quitó.

La cosa más perversa que un cristiano puede hacer es dejar de amar a alguien.
Nada puede lastimar a una persona más que cuando alguien le ame y de pronto deje
de amarle.  Nada lastimará más a una mujer que  cuando un hombre la deje de amar y
viceversa.  Nada puede lastimar más a un hijo que cuando sus padres dejan de amarle.
Nada le duele más a un padre que cuando un hijo deja de amarle.   El amor nunca piensa en
sí.   El amor egoísta siempre piensa en el ‘YO’ : Trátame bien, entonces te amaré.

La razón para que el amor de Dios se exprese está adentro, no afuera.   Las causas
para que se exprese el amor natural están afuera.   Eso significa, por ejemplo, que alguien
es amable contigo, o te trata bien, o te sonríe, o te dice palabras que te alientan; por
consiguiente tienes sentimientos emocionales hacia ellos.   Hicieron  algo para hacerte
responder.
Cuando la causa viene de adentro, es el amor de Dios, y no se basa en influencias
externas.   El amor de Dios “HA SIDO DERRAMADO EN NUESTROS CORAZONES”.
Porque ha sido derramado en mi corazón, sale de mí y alcanza a otros.   El sistema de amor
del mundo requiere acción externa (algo que hicieron que te tocó y causó que tuvieras hacia
ellos un sentimiento emocional) para amar.    ¿Ves la diferencia?   El amor de Dios no viene
de afuera sino de adentro.  “EL AMOR DE DIOS HA SIDO DERRAMADO EN
NUESTROS CORAZONES” (Romanos 5:5), así que el amor en nuestro interior necesita
salir.

Cuando amas a alguien porque te trata bien, te habla bien, hace las cosas que te
gustan, entonces tu amor está basado en emociones.  Eso quiere decir que todo lo que
tengo que hacer para agradarte es decir cosa que te gusta escuchar.    Por esto, los cristianos
se están esforzando todo el tiempo, tratando de hacer cosas para agradar a la gente, piensan
que si no cumplen van a desagradarles.

El amor ágape es una acción, no una reacción.   El amor natural fileo siempre es una
reacción.  Alguien me habla bonito; entonces reacciono a sus palabras bonitas y soy
amable con él.   He reaccionado de acuerdo a sus acciones.   Viene alguien y me trata mal y
yo reacciono diciendo que no voy a hablarle – REACCIÓN.   El amor de Dios nunca es una
reacción, sino es siempre una ACCIÓN.  Alguien me golpea la cabeza; mi reacción es
devolverle el golpe.   Pero como el amor de Dios está en mi corazón, no reacciono como el
hombre natural.  Tomo ACCIÓN en vez de reacción y digo “Te amo, no importa lo que
hagas”.  Eso es ACCIÓN. Si alguien dice “no me agrada”, la reacción dice, “Pues, yo
pienso lo mismo de tí”;   ESO ES REACCIÓN.    Jesús nunca reaccionó.   El siempre actuó.
Lo golpearon y lo colgaron de la cruz en el calvario, pero El no reaccionó.   Si El hubiera
llamado a los ángeles, eso hubiera sido reacción, pero no lo hizo.  ¿Sabes que dijo?:
“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hace”.   Eso es acción..
El amor ‘fileo’ siempre es una reacción a como te tratan, que tan amables son
contigo, o que te dicen y dicen de tí.  ¿Qué haces si dejan de ser amables contigo?  Solamente los dejas, también.  Lo único que el diablo tiene que hacer, es lograr que la
gente te trate diferente y así él te puede controlar.  Actúas de acuerdo a como te tratan.
Ese no es el amor de Dios.   El amor de Dios es ACCIÓN, una energía que por un acto de
la voluntad dice: “Dios me ha ordenando que ame, así que escojo amar y lo haré, porque
todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”

No esperes que todos llenen tus condiciones cuando decidas comenzar a amar, con
el amor de Dios.   Cualquiera puede amar cuando se llenan todas las condiciones para que
sea emocionalmente agradable amar al otro.   Un gentil puede amar mucho cuando la gente
es amable con él, pero los cristianos tiene que amar aún cuando los demás sean crueles.
Jesús dice que puedes amar a tus enemigos, pero si no tienes el amor de Dios, no puedes
amarlos.

CONOCER EL EJEMPLO DE DIOS

Romanos 5:8: “MAS MUESTRA SU AMOR PARA CON NOSOTROS EN QUE
SIENDO AÚN PECADORES, CRISTO MURIÓ POR NOSOTROS”.  ¿Qué hizo Dios?
Mostró Su amor; demostró Su amor, exhibió Su amor y estableció Su amor por nosotros.
¿Cuándo?  Aún cuando éramos IMPÍOS.  Este  es el ejemplo:  Dios nos amaba cuando
aún éramos pecadores.  Entonces Dios dice:  TU  debes amar a los demás aunque sean
pecadores, o aún cuando no los apruebes.  ¿Acaso teníamos nosotros la aprobación de
Dios?  ¡De ninguna manera!  Y sin embargo, El exhibió Su amor hacia nosotros.   El dijo
que nos amaba cuando todavía no le aceptábamos.   El dijo: “Voy a amarte aunque seas un
pecador e impío, porque Yo Soy amor; Me he decidido y voy a amarte”, y este mismo amor
de Jesús ha sido derramado en nuestros corazones.  ¿Cómo hizo esto?  ¿Cómo demostró
Dios Su amor por tí y por mí, mientras aún éramos impíos?    Jesucristo murió por nosotros.
Para demostrarle tu amor a alguien más, tienes que morir también.   Vas a tener que morir a
tí mismo.  El demostró Su amor muriendo por nosotros. ¿Sabes cómo demostrar tu amor
hacia otros?   Muriendo, no requiriendo que hagan cosas para amarles.

Dios me amó antes que yo le amará a El.   Yo era un pecador, era impío, y no quería
tener nada que ver con Dios; y sin embargo El me amó.  Yo estaba haciendo cosas
perversas e impías y sin embargo, El me amó.   Eso es AMOR, y Dios dice que ese mismo
amor ha sido derramado en tu corazón y en mi corazón.   Pero siempre se nos ha dicho que
no podemos amar así.

CONOCER LA DIFERENCIA ENTRE EL SISTEMA
DE AMOR DEL MUNDO Y EL SISTEMA
DEL AMOR DE DIOS.

Veamos el sistema del mundo.  El sistema del mundo se centra o depende de la
acción.  Es un amor que requiere halagos o tratamientos, dependiendo de los
requerimientos.  Está basado en sentimientos.  Un amor centrado en la acción significa
que amas a la gente cuando hacen bien.

EL SISTEMA DE AMAR DEL MUNDO SE CENTRA EN LA ACCIÓN.  El
sistema de amor del mundo demanda acción para responder.
Es un amor basado en sentimientos.   Mi esposa casi siempre demandaba un regalo
de aniversario.  Si yo le daba un regalo recibía una buena  respuesta.  Si no, obtenía una
mala reacción.   Así pues, nuestro amor (el recibir una buena respuesta) dependía de que le
diera un regalo de aniversario; entonces me veía obligado a conseguírselo para obtener una
sonrisa de ella.  Si no, recibía un ceño fruncido y un ‘hombro indiferente’.  En otras
palabras, si yo no cumplía su demanda, significaba que no la amaba.    ¿Qué tal cuando si a
un esposo se le olvida un cumpleaños o un aniversario?  “Bueno, tú no me amas”.  ¿O
será que no hizo lo que esperabas o no te trató como crees que deberías ser tratado?    ¿Fue
esa la reacción de la esposa, ‘el hombro indiferente’?  En otras palabras, no la agradaste.
Si le hubieras traído un regalo, te hubiese dicho: “¡Oh mi amor, te amo!”    Si él no alimentó
tu ego y tu vanidad, entonces dices que no te ama.   Finalmente llegué a la conclusión de
que si daba un regalo para obtener amor, entonces no teníamos mucho.  Si puedo comprar
el amor de mi esposa con un regalo de $25.00, $50.00 o $100.00, realmente no tenemos
mucho.   El amor entre esposos no debe basarse en reacciones.

Déjame darte otro ejemplo del amor basada en la actuación.  Ustedes damas ¿han
tenido lista la comida de su esposo y él debía de haber llegado a las seis de la tarde?    ¿Cuál
fue su reacción cuando él llegó a las siete?   “Allí está en la mesa, te la tenía caliente hace
una hora, pero llegaste tarde”.   ¿Saben lo que están haciendo damas?   Están diciendo que
su esposo no actúa como ustedes piensan que lo debió hacer.  Es cierto que debemos
considerarnos el uno al otro y no llegar tarde a cenar todo el tiempo, pero entendamos el
principio que estamos considerando.

Los hijos son otro ejemplo.  Aman a papá y a mamá mientras puedan tener un
carro.   La primera vez que papá dice que no pueden tener el carro, ¿qué hacen?   Se retiran
de malas.   Lo que están diciendo es: “Papá, compláceme, y entonces te amaré”.   Si papá
dice que pueden tener el carro, entonces dicen: “Oh, muchas gracias”, pero si no haces las
cosas a su manera entonces se enojarán.    ¡Amor basado en la actuación.

Padres, si sus hijos no los complacen ¿Qué hacen usted?  Siempre y cuando sean
buenos y no los avergüencen delante de la gente y no hablen mal de ustedes, todo está bien.
Pero cuando los avergüenzan, su ego y su vanidad se levantan porque hicieron algo que los
afecta a USTEDES.   Esto es del alma natural, y Dios no está complacido con este tipo de
amor.

El amor del alma requiere que la gente haga cosas, que te traten como crees que
deberían tratarte, sino, estás descontento.  ¿Y qué sobre como los hombres tratan a las
mujeres?  Mi esposa vivió con temores durante muchos años porque sabia que si ella no
estaba allí a determinada hora, o no tenía  algo listo cuando yo lo quería, yo estaba
descontento con ella.  Señoras ¿han sido ustedes mortificadas porque no actuaron o no
hicieron lo que sus esposos querían?    ¡Gloria a Dios!   El está trayendo a Sus hijos a amar
como El ama.

Con respecto a este amor natural; el orgullo y el egoísmo son su fundamento.
Cuando sólo me amas si hago cosas para tí o lleno tus condiciones, eso es el colmo del
orgullo y el egoísmo.
La venganza es el motivo del sistema de amor del mundo.   ¿Qué quiere decir con
‘venganza’?   Por ejemplo: Hay una pareja de la que haz sido amigo cercano.   La muestra
es que llegan a visitarte a menudo.    ¿Cómo te sientes cuándo dejan de venir tanto?    Puedes
pensar: “Bueno, ya no nos tratan como solían hacerlo.  Solían llamarnos todo el tiempo,
solían visitarnos todo el tiempo; teníamos una relación tan buena”.  Pero ya no están
actuando.  VENGANZA – los castigaremos  por no actuar para con nosotros como
pensamos que deberían.   “Oh solían venir, y la pasábamos tan bien, pero y no vienen, así
que ya no son buenos”.   Lo que realmente estás diciendo es que ya no hacen sus tretas para
tí.   Ya no están actuando para tí ni alimentando tu ego, entonces ya no te agradan.   ¿Cuál
es tu motivo?  VENGANZA ¿Por qué les das ‘el hombro indiferente’?, lo que dices  es,
“Oh simplemente ya no tenemos una relación”.  Lo que realmente estás diciendo es que
ya no te hacen cosquillas.   Ya no alimentan tu ego y tu orgullo y por eso ya no te agradan.
La misma pareja puede volver a frecuentarte, y a disfrutar tu platillo favorito, y sentarse a
platicar contigo y es sorprendente como pueden volver a agradarte.  Creo que estás viendo
el principio que estamos considerando.   El ego es su única consideración.

Por años si no complacía a mi esposa, no me daba un beso.  Si se me olvida su
cumpleaños, o si no hacía tal cosa, o si olvidaba nuestro aniversario; ¡cómo podía amarla!
Por tantos años estabamos tratando de comprar el amor.

La mordida del sistema de amor del mundo está viciosa cuando uno falla en llenar
las condiciones.   Viciosa es la mordida de la gente cuando no actúas para ellos.

Un hombre y una mujer se conocen, se enamoran y se casan.   Dos o tres años más
tarde se odian.    ¿Cómo sucedió?   Mientras andaban juntos en los primeros días él actuaba
para ella porque quería; y ella actuaba para él porque quería; pero después de un tiempo
cuando dejaron de hacer las cosas para complacerse, no tenían nada en común.  No se
estaban alimentando los egos mutuamente, así que el orgullo y la vanidad se alzaron y ellos
comenzaron a separarse.  “no me ama porque  no haces esto y aquello”.  Lo que están
diciendo es que “si siguen complaciéndome, todo está bien.”

Por esto es que hemos tenido tanto dolor  en nuestras vidas.  Muchos de ustedes
pueden haberse casado y divorciado porque el diablo les robó el verdadero amor.  Pero
pueden aprender el principio del amor de Dios, el cual puede darles una buena vida donde
están hoy.

Sé que no puedes ir hacia atrás y deshacer todo el dolor del pasado, pero si aprendes
el principio del amor de Dios puedes llevar una buena vida con quien sea que estés casado
ahora.   Dios puede darte algo bueno al aprender y poner en practica este principio de amor.
El sistema del mundo es feo e incesante en sus demandas.   El amor natural del alma
sólo ama mientras se llenan las condiciones y demandas.  En cuanto alguien deja de actuar
le das ‘el hombro indiferente’.   Es por esto que tenemos tantas cicatrices.   Hemos dejado
de amar, cuando otros necesitaban seguir recibiendo nuestro amor.   Ningún daño será tan
profundo como cuando alguien nos ama y luego nos deja de amar.  Muchos de los
problemas de hoy son porque esas cicatrices siguen allí.   Las cicatrices están cubiertas pero
el daño aún está allí.    Jesucristo puede limpiar y vaciar esas heridas.
El sistema del Amor de Dios es dar Antes o Sin Acción Previa.    El sistema de
amar en que hemos vivido es feo.   Es exigente, nunca te deja menguar; el sistema del amor
de Dios, sin embargo, es dar antes o sin acción previa.   En Romanos 5:8, Dios nos muestra
Su amor aún cuando éramos pecadores, antes de que ACTUÁRAMOS.  Antes que yo
actuara, Dios me amó.    El me dio Su amor antes de que lo complaciera..

Ahora actúo para Dios, no para conseguir Su amor, sino porque ya tengo Su amor.
Hay una diferencia en siempre tener que actuar para obtener el respeto de alguien.  Es
distinto a actuar porque crees que  tienes su respeto.  Cuando tengas claro este principio
podrás ser amable con la gente; pero nunca estarás buscando una recompensa por ella.
Actuamos porque el amor de Dios mora en nosotros.  Actúo para Dios más de lo
que jamás actué, pero no para OBTENER Su amor; ahora actúo porque lo TENGO.

Mi esposa ahora no actúa para obtener algo de mí.    Solía actuar para que yo le diera
algo, y si no lo hacía, yo no le daba su recompensa.  Tomaba VENGANZA, le daba ‘el
hombro indiferente’.  ¡Con razón no hemos  sido más efectivos para Jesucristo, estando
atrapados en algo así!   El sistema del amor de Dios es dar antes o sin acción previa.
El amor que viene de Dios no es para obtener, sino porque ha recibido.  La acción
es porque ha recibido, no para obtener.   No actúo para obtener el amor de mi esposa.   No
tengo que comprarle un regalo de aniversario para comprarlo.   Puedo comprarle un regalo
pero no tengo que hacerlo para obtener su amor.  Muchas veces hago cosas para
demostrarle a ella que la amo, pero no lo hago para OBTENER, sino porque ya lo TENGO.

“PORQUE DE TAL MANERA AMO DIOS AL MUNDO QUE DIO ….”  Aquí
hay una ley de siembra y cosecha.  Lo que siembres segarás.  ¿Y si no siembras amor?
No cosecharás amor.

Escuchen damas:   Su hombre se está muriendo de necesidad de amor, pero ustedes
insisten en que él les ame primero, ENTONCES ustedes le amarán; esto es ORGULLO.

Hombres, están matando a sus mujeres.  Dicen que si ellas les aman  primero  y
actúan bien, entonces les demostrarán que las aman.  Siempre es : SI ELLA LO HACE
PRIMERO, ENTONCES YO LO HARÉ POR ELLA.  Eso es  EGO, VANIDAD, Y
ORGULLO en el más alto grado.    ¿Cómo obtienes amor?   Dando amor.

Recuerda que si llueve suficiente, se empapará hasta el suelo más seco.   Si viertes
ese amor por suficiente tiempo, empapará hasta el corazón más duro.  Todos hemos sido
lastimados tantas veces por el sistema de amor del mundo que hemos construido un escudo
sobre nosotros, porque hemos estado confundidos y frustrados y hemos vivido en temor
porque nuestra actuación no agradará a alguien.   Nos pusimos el escudo y decidimos que
no los amaríamos hasta que nos amaran.   No nos sacrificaremos por nadie por nada.   No
nos permitiremos más el ser vulnerables.  Cuando menos acuerdes,  todo el mundo anda
con un escudo esperando que los demás actúen primero.

Supón que Dios hubiera esperado a que  nosotros actuáramos antes de que
amarnos.  Todavía estaríamos esperando.   Te animo a hacer lo que hizo Dios.    “De tal manera amó Dios al mundo que dio…”  Porque el amor de Dios ha sido derramado en
nuestros corazones:  ¡COMIENZA A AMAR!   Por un acto de tu voluntad comienza a
confesar, “Gloria a Dios, el amor de Dios ha sido derramado en mi corazón, y por un acto
de mi voluntad  voy a amar a todos.  Voy a amarlos  porque el amor de Dios ha sido
derramado en mi corazón.

Al menos que aprendas a tomar la iniciativa y dar, nunca podrás  recibir.  Es por
esto que el pueblo de Dios no puede amar hoy, todos están esperando a que otro ame.
Hasta que comienzas a dar, no tendrás espacio para recibir.   No es hasta que comienzas a
dejar el amor de Dios fluya de tí que Dios lo trae de regreso a tí.

He hecho esto por años por todos lados; sembrando amor y gozo.   Puedo sembrar
amor en doscientas personas, pero no lo recibo de regreso de todos; porque cuando sembré
no lo hice como algunos pensaban que debí haberlo hecho.  De aquellos que lo recibieron
es que lo recibí de regreso.   No lo recibí de regreso de la gente para quienes no actué bien
o no llené sus condiciones.  No lo recibieron, así que no tenían  nada que devolver.
Aquellos que lo recibieron, lo dejaron regresar hacia mí.  Santos, igual funcionará para
usted.   Deben empezar a amar, “De tal manera amó Dios al mundo que dio…”

Supón que Dios hubiera dicho, “Muy bien,  Elbert Willis, cuando  te alinees y te
compongas, y comiences a ser como debes, entonces te amaré.”   Todavía no tendría el
amor de Dios; pero Dios comenzó a proyectarse y a amarme; y ese amor comenzó a
empapar mi dura concha y empezó a caerse por aquí y por allá, y el agua del amor de Dios
comenzó a meterse bajo la concha.

En la medida que comencé a ser amado por Dios, comencé a amarle de regreso.
Cuando alguien comienza a amarte y continúa derramando amor sobre tí, aunque venga
lluvia, sol, granizo o nieve, hagas sus tretas o no, cuando menos acuerdas te encuentras
diciendo: “Hombre, esto es bueno; voy a dejar de pelear contra ello”.    ¡Puedes atrapar más
moscas con miel que de cualquier otra manera!

El amor de Dios se dirige como una acción de la voluntad.    Juan 15:12 dice: “ESTE
ES MI MANDAMIENTO : QUE OS AMÉIS UNOS A OTROS”.  No dijo, “si te da la
gana”, o “Este es mi mandamiento: Si alguien actúa como crees que debe actuar, ámalo,
pero si no puedes, deséchalo”.  No, el amor de Dios escoge una persona y dice, “Voy a
amarle a pesar de …”   Amas por fe en Dios y por un acto de la voluntad.  A medida que
comiences a sembrar ese amor, crecerá una planta de amor.

Dios comenzó a enseñarme esto hace mucho tiempo, y sé que también por mucho
tiempo mi esposa y mis hijos no sabían que pensar de mí.   Yo les decía que les amaba y
ellos pensaban: “Un hombre maduro diciendo que me ama”.  Yo comencé a decirle a mi
esposa que la amaba; por años de eso ella quiso que se lo dijera pero yo no lo decía al
menos que ella actuara.  Ella ya había desistido, y cuando comencé a decírselo ella no
sabia que decir o hacer.   Ella pensaba, “¿Detrás de que andará?   ¿Qué querrá?   ¿A dónde
querrá ir hoy?
No sabíamos que seria tan bueno simplemente amarnos uno al otro.  La relación
que mi esposa y yo tenemos ahora (con mas que 28 años de casados) se ha logrado por la
gracia de Dios, pero se mejora cada vez.   Ahora voy a amarla sea que ella actúe o no.   A
veces cuando no está actuando bien, simplemente continúo amándola.   A veces cuando yo
no estoy actuando bien, ella simplemente  continúa amándome.  Hemos decidido que
solamente vamos a seguir amándonos, no porque seamos esposos, sino porque somos hijos
de Dios.  Dios ha puesto Su amor en nosotros; y éste vencerá cualquier barrera que el
diablo desee poner entre nosotros como esposos.

Damas, si quieren que su hombre las ame, solamente comiencen a derramarles su
amor.   Sé lo que han estado diciendo toda su vida: “Bueno, cuando él empiece a amar yo
lo amaré”.  Alguien tiene que abrir el portón.  Yo les reto a ustedes parejas, a que se
empiecen a amar.   No esperen que el otro comience, sino que láncense y amen.

Jóvenes vayan a casa y díganle a sus padres que les aman.    Padres, no esperen a que
sus hijos los amen primero.   No caigan en la misma grieta.

¿Qué es eso que les impide hacerlo primero?  ORGULLO y EGO. Si no estás
recibiendo algo es porque estás sentado esperando a que alguien te lo de primero.   Puedes
salir a la calle y saludar a un completo extraño y el 99% de las veces te responderán el
saludo.  Dios dice que el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones; que el
gozo de Dios es nuestra fortaleza.   Comienza a amar y cree que será devuelta.    “Oh, como
me ama la gente porque yo les amé primero.”   Comienza a dar el amor de Dios y te será
devuelto multiplicado.  Recuerda, es una acción, no una reacción.  Es una decisión de la
voluntad, no de emociones.  DA ANTES y SIN acción previa; NUNCA piensa en sí, ni
busca beneficios para sí.

EL AMOR DE DIOS HA SIDO DERRAMADO EN TU CORAZÓN

CAPÍTULO 2

LA OBRA DEL AMOR DIVINO

A menos que conozcas el amor de Dios (ágape), hasta ahora todo lo que has estado
haciendo es operando en el amor humanista,  del alma (fileo) que  es el que el mundo
conocer.   Tú y yo venimos a este mundo, estuvimos perdidos unos años, y por lo tanto lo
único que conocimos fue el sistema de amar del mundo.  Gloria a Dios que hay otro
sistema de amor que conocemos hoy como cristianos.  Conocimos el camino del mundo,
pero ahora hemos venido a Cristo, El está dentro de nosotros; y Romanos 5:5 dice que el
amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones.   Ahora que el amor de Dios está
en nuestros corazones estamos  comenzando a aprender lo que es amar con el amor de
Dios.   Estamos aprendiendo un nuevo tipo de amor, un nuevo fluir de amor en el cual sólo
los creyentes pueden fluir; porque hasta que  un individuo acepte a Jesucristo como su Salvador personal no puede moverse en este tipo de amor.  Es como tratar de respirar de
haber nacido; antes de ser concebidos en el vientre.   No puedes amar con el amor de Dios
hasta que te conviertas en un creyente; hasta que eres nacido de Dios.  Porque Romanos
5:5 dice que el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones.

En el capítulo uno consideramos el principio del amor de Dios.  Ahora vamos a
considerar la obra del amor, porque el amor obra; y hay ciertas cosas que el amor hace en
cada uno de nosotros.

Nota este pensamiento: “Cuando  no podemos amar, nosotros tenemos un
problema”.   Verás, muchas veces no podemos amar a alguien y tratamos de decir que él es
el problema.  Cuando no podemos amar a un hermano o hermana en el Señor, nosotros
tenemos el problema; porque Jesús dijo: “ESTE ES MI MANDAMIENTO; QUE OS
AMÉIS UNOS A OTROS”(Juan 15:12).  El  no preguntó si querías, dijo que era un
mandamiento.   Si dices, “no puedo hacerlo” dices que la Biblia no es así; porque la Biblia
dice que todo lo puedes en Cristo Jesús.   Por eso debemos darnos cuenta que cuando no
podemos amar, tenemos un problema.   La carne, el hombre natural, siempre quiere culpar
a alguien más “Si hubieran sido más amables” No, si tu vida hubiera sido mejor, hubieras
podido amar a los inamables.

Caminaba orando en leguas y meditando en  el amor del Señor, y de repente esto
salió de mi espíritu, dije: “Dios, ayúdame a ver a Tu pueblo como Tú lo miras”.   Déjenme
darles un buen ejemplo de esto.   Todos los padres miran a sus hijos, y para ellos son algo
especial.   Pero otra gente los mira y no los ve especiales.   Nadie mira a mis hijos como yo
los miro porque hay un amor especial de mí para ellos porque han nacido de mí.

Estaba caminando y de repente dije, “Dios déjame ver a Tu pueblo lo que Tú ves”.
Anoté esta oración: Padre, en el nombre de  Jesús, déjame ver a Tu pueblo como Tú , un
Padre Amoroso, lo ves.”   A medida que Dios nos ayuda a vernos los unos a los otros como
El nos mira, comenzaremos a tenerlos en alta estima.   Tantas veces nos vemos con el ojo
natural, la manera en que nos vemos es por nuestra apariencia, o con nuestros hábitos, etc.
“Dios, déjame ver a Tu pueblo como Tú lo ves”.  Así como una madre al ver a su bebe;
para ella es tan bello, pero nadie más verá lo que ella ve en él, no será tan bello para nadie
como lo es para ella.

Nunca antes le pedí a Dios que me dejara ver a Su pueblo como El lo ve.   Dios es
un Dios de amor, y cuando Dios mira a cada uno de Sus hijos, El lo ve con ojos de amor.
Sé que a medida que comencemos a ver a  otros como Dios los mira, va a cambiar
completamente nuestras manera de apreciación.

Querido lector, quiero que confieses conmigo: “Padre, confieso en el Nombre de
Jesús, que cuando no puedo amar es porque tengo un problema, porque Tú me mandaste a
amarlos.  Padre, en el Nombre de Jesús, te pido que hagas una obra en mí y que me
permitas ver a Tu pueblo como Tú lo miras, Amen”.

Quiero ver al pueblo de Dios, como El lo mira.   Cuando Dios mira como un Padre
amoroso, El mira la belleza en nosotros.   ¿Recuerdan a Lee Oswald, aquel acusado de asesinar al presidente Kennedy?   Cuando estaban entrevistando a su madre, a pesar de que
él había hecho esto, ella empezó a decirles de las cosas que ella miraba en él que nadie más
podía ver.   Agradezco a Dios ahora, porque El ve cosas en tí y en mí que nadie más puede
ver.

Este principio mejorará la cooperación entre creyentes.   Esto hará que los creyentes
dejen de criticarse.  Va a detener a los creyentes de murmurar los unos contra los otros.
Va a detener a los creyentes de decirse cosas desagradables, porque se darán cuenta que lo
estarán haciendo contra un hijo de Dios.  Cuando usted dice algo en contra mía, se dará
cuenta que está hablando de un hijo de Dios.

La Biblia habla tanto de la prudencia; de guardar tu lengua; y de no dejar salir de tu
boca palabras malvadas por eso.   Cuando dejas salir de tu boca palabras sobre un hermano
en el Señor, no sólo estás hablando de una persona, estás hablando de una persona dentro
de la cual mora Dios.  ¡Estás criticando a un hijo del Rey!  Ahora, eso no significa que
son perfectos, al contrario son imperfectos,  no obstante, si vas a esperar a que sean
perfectos para dejar de criticarlos, olvídalo.   Ahora es el momento de ejercitar la paciencia.
Ahora es el momento de vernos el uno al otro y darnos cuenta de que somos hijos de Dios.

Este tema implica que el amor produce varias obras.   La fe produce acción; el amor
produce acción.  El amor no es simplemente algo que recibes y guardas; el amor es algo
que das.    Si no puedes estar en el extremo de dar , no puedes estar en el extremo de recibir.

Todos quieren ser amados pero quieren que  se les ame primero; esto es egoísmo.
“De tal manera amó Dios al mundo que dio a Su único hijo …”.   Lo dio a El primero, y nos
amó antes que nosotros le amáramos.   El estableció el principio para que lo siguiéramos.

Ego, orgullo y vanidad dicen, “Tú ámame primero y luego yo te daré algo de amor.”
Dice, “Si no me amas, yo no te amaré”.   Así que todos andan queriendo ser amados, pero
nadie quiere amar primero.   Cuando dices: “Yo primero”, demuestras egoísmo.  Esa es tu
carne diciendo, “Bueno, ámame tú primero, sé bueno conmigo primero y luego lo seré yo
contigo.  Sonríeme tú primero, y entonces te sonreiré yo”.  Dios nos amó antes de que
hiciéramos cualquier cosa.   El amor produce varias cosas.

EL AMOR DIVINO DESTRUYE EL TEMOR

Una de las cosas que hace la obra del amor es destruir el temor.    ¿Por qué destruye
el temor?   Porque el temor es del diablo, y el temor atormenta.    I Juan 4:18 dice: “EN EL
AMOR NO HAY TEMOR”.  El temor es opuesto al amor; el temor destruye el amor.
Cuando te vuelves temeroso y desconfiado de alguien a quien amas, tu amor se va.   Toma
una pareja de esposos por ejemplo.  Cuando uno de ellos teme que el otro esté haciendo
algo indebido, el amor se va.   Cuando entra la desconfianza, el amor se va.   El diablo sabe
esto.   Necesitamos darnos cuenta que en el amor no hay temor.    “EL PERFECTO AMOR
ECHA FUERA EL TEMOR”.

Cuando realmente amas a alguien, puedes pensar en algo incorrecto que hizo, pero
no lo aceptas.   Has oído el viejo dicho que el amor es ciego.   Lo que dicen las Escrituras es: el amor ignora lo malo.  El amor no quiere ni ver ni oír lo malo.  El amor no quiere
saber nada de lo malo.   El amor “CUBRIRÁ MULTITUD DE PECADOS” (I Pedro 4:8).
Consideraremos eso mas adelante.

El perfecto amor echa fuera el temor, porque “EL TEMOR LLEVA EN SI
TORMENTO.  AQUEL QUE TEME NO ESTA PERFECCIONADO EN EL AMOR”
La mayoría de la gente hoy , no puede moverse en el amor de Dios porque temen que se
aprovechen de ellos.  Cada vez que se aprovechan de nosotros queremos dejar de amar.
Eso es lo peor que puedes hacer, porque te cierras a tí mismo.

El amor es algo que das.  Esperamos una  respuesta o acción.  Si das para recibir,
esta es la manera equivocada de dar. Sin  embargo,  si continúas dando y amando, serás
amado.   Si sólo estás dando y esperando una respuesta o esperando que alguien haga algo
por tí, muchas veces demuestra que hay temor en ello; porque das sólo porque esperas una
respuesta.  Si crees que alguien te corresponderá amándote, entonces le darás algo de
amor.  Sino, lo que estás diciendo es, “Te daré algo si actúas para mi, si no crees que te
amarán, entonces no les darás amor.   Lo que estás diciendo es, “Te daré algo si actúas para
mi, si me respondes te amaré; pero si no respondes, mantendré mi amor dentro de mí”.
¿Sabes qué le pasa cuando lo dejas dentro?    ¡Se muere!   Es como un lago sin entradas ni
salidas, se estanca.  Todos están sufriendo por falta de amor.  Los cristianos han estado
necesitados, hambrientos de amarse unos a otros.    Fuimos creados para amar y ser amados;
para eso nos creó Dios.

Nos creó para que pudiéramos amar y expresar Su amor.   Es por eso que el amor de
Dios ha sido derramado en nuestros corazones.   Entérate de que el amor destruye el temor.
Cuando llegue el temor, saldrá tu amor y tu fe.   Cuando estás temeroso serás atormentado.
El amor en te atormenta, EL AMOR DESTRUYE TODO TEMOR.

EL AMOR DIVINO SOCORRE A OTROS

Esta es otra de las obras del amor, socorre a otros.  I Juan 2:10 dice: “EL QUE
AMA A SU HERMANO, PERMANECE EN LA LUZ, Y EN EL NO HAY TROPIEZO’.
Eso significa que no pone trampas, ni palos, ni impedimentos en el camino de su hermano.
El amor socorre a otros.  ¿Cómo socorrerá a  otros?  Si realmente amas a Dios y a tus
hermanos, entonces querrás vivir una vida de manera que no seas de tropiezo para ellos.

Cuando no amamos a nuestros hermanos como debiéramos, entonces realmente no
nos importan.   Es impresionante cuan endurecidas de corazón pueden ser las personas.   Es
impresionante cuan egoístas pueden ser,  encerradas en su pequeño mundo, “¡Mi esposa,
mis hijos y yo y nadie más!”

Dios quiere que entendamos que el amor socorre a otros.   El amor nos va a animar
a llevar el estilo de vida correcto, y demostrar a otros que Dios es real, y que Su Palabra
funciona.    Si no amamos a otros no es posible que tomes carga por ellos.

La Biblia dice que nos estimulemos unos a otros al amor; que nos estimulemos unos
a otros a las buenas obras.   En otras palabras, si vives la forma correcta de vida, (una vida de amor) esta va a producir  lo mismo en alguien más.  Tu puedes vivir una vida de fe
poderosa, y los que no viven esa vida de fe  fuerte llegarán al punto  de estar resentidos
contigo o tendrán que poner en orden su corazón para responder a tu actitud de amor.

Tienes que entender que aquel que ama a su hermano permanece en la luz; en una
relación correcta con Dios, “Y EN EL NO HAY TROPIEZO”.  La palabra ‘tropiezo’ en
griego significa “no pone palo”, porque un hombre que está caminando distraído, pudiera
tropezarse en un pequeño palo.  El dice que caminarás con el Señor, porque tienes
compasión por la gente, de tal manera que no dejarás ni que un pequeño palo se cruce en el
camino, porque no querrás que tu hermano tropiece y caiga.   Una de las obras del amor es
que socorre a otros.

EL AMOR DIVINO PRODUCE ACCIÓN

Una tercera obra del amor es que produce acción.    I Juan 3:18: “NO AMEMOS DE
PALABRA NI DE LENGUA, SINO DE HECHO Y EN VERDAD”.  Es fácil hablar del
amor; otra cosa es hacerlo.  Es fácil decir  que la Palabra de Dios dice que ames a tu
prójimo como a tí mismo, pero otra cosa es  practicarlo.  Lo que Dios nos está diciendo
aquí es que el amor produce acción.   “NO AMEMOS DE PALABRA NI DE LENGUA,
SINO DE HECHO Y EN VERDAD”.  Debes ser un hacedor del amor.  Tus acciones
completan tus palabras, te hacen genuino.  Se  demuestra la realidad del amor de Dios
dentro de nosotros, al aprender a ser pacientes unos con los otros, y al aprender a
respetarnos y honrarnos como hermanos en el Señor.

Santos, eso no significa que no habrá diferencias, pero es allí donde entra el amor.
¿Te das cuenta cuan fácil es amar a alguien que hace todo lo que tu crees que debe hacer?
Cuando no somos pacientes, no nos estamos moviendo en amor, porque cuando amas a
alguien eres paciente con sus defectos y fallas.   Serás paciente en soportarlos.   Así que el
amor siempre produce acción.

Es fácil andar diciendo “soy cristiano”.   Recuerdas un cristiano se mueve en amor,
un cristiano se mueve en fe; un cristiano se mueve en todas las cosas que dice la Palabra de
Dios.  El amor te va a arriar porque sabes  que vas a enfrentarte al Señor.  Todo lo que
hacemos es sabido por El.  Necesitamos llegar a la comprensión de este hecho.  Cuando
empieces a comprenderlo, serás más definitivo en tu decisión de amar a la gente.
El diablo ha hecho que tantos estén desilusionados y decepcionados y vivan dentro
de su pequeño muro y estén esperando a alguien que entre a amarlos.   No tendrán nada que
ver con nadie que no entre dentro de su pequeño muro.   Por eso la soledad abunda.
Cuando dejamos que el amor de Dios fluya en nosotros no tenemos que estar solos.  No
podemos vivir en amor y todavía estar solos.   Cuando entiendas que Dios está contigo y
que nunca te dejará, la soledad se irá; porque tu Amado siempre estará contigo.

EL AMOR DIVINO ESTABLECE LIMITES

Otra cosa acerca del amor es que establece limites.   I Juan 2:15: “NO AMÉIS AL
MUNDO, NI LAS COSAS  QUE ESTÁN EN EL MUNDO.   SI ALGUNO AMA AL
MUNDO EL AMOR DEL PADRE NO ESTA EN EL.”  Cuando mi esposa y yo nos casamos, se establecieron limites.   El amor de Dios también establece limites.   Dios dice,
“Me amarás a Mí, el Señor tu Dios con todo tu corazón, toda tu alma y toda tu mente”.   El
dice, “No te quiero cometiendo adulterio, no quiero que juegues a la ramera”.

¿Qué es cometer adulterio?  ¿Qué es jugar a la ramera?  Es alguien que ama a
alguien además de aquella persona con quien  está casado.  Dios dice, “Quiero que me
ames a Mí con todo tu corazón, toda tu alma.   Yo establezco limites para tí”.  La Biblia
habla de adulterio espiritual.   Por eso es que habla de jugar la ramera.   Muchos cristianos
hoy juegan a la ramera.  Cuando amas cosas del mundo, placeres del mundo, algo antes
que a Dios, estás cometiendo adulterio espiritual.

El adulterio espiritual te da problemas en tu relación con Jesús.  Dios dice que El
desea todo tu amor.  Así que el amor establece limites.  “NO AMÉIS AL MUNDO NI
LAS COSAS QUE ESTÁN EN EL MUNDO.  SI ALGUNO AMA AL MUNDO, EL
AMOR DEL PADRE NO ESTA EN EL”.   El dice, “cuando amas otras cosas antes que a
Mí, me desechas”. Ama las cosas del mundo y cortarás la relación con Dios, apagarás tu
comunión y relación con Dios.

El amor de Dios debe ser el principio controlador de tu vida.  Los objetos
materiales son medios de tentación.  Por eso Jesús dice que no ames las “cosas”.  Hay
poder en las cosas materiales, si crees que no, entonces ¿Por qué trabajas de 40 a 50 horas
semanales?  Trabajas para conseguir cosas materiales.  Yo sé que hay muchas cosas que
son necesarias.  La mayoría de los cristianos están queriendo proveer ellos mismos
para el futuro, y no confían en Dios para el futuro.  Dios puede darte algunas cosas para
ponértelas adelante, pero debes asegurarte de no ser  tú  el que está preparando para el
futuro.   Los estudios demuestran que el 99% de las personas que se preparan, gastan todo
en medicinas y doctores, así que cuando llegan a los 60 ó 65 años, muy pocos de ellos dejan
algo.

El hombre rico dijo, “lo he guardado para mi uso.”    ¿Cómo lo llamó el Señor?   Un
tonto.  ¿Es tonto almacenar para el futuro?  Es tonto que  tu  almacenes para el futuro
cuando deberías de estar confiando en Dios para el futuro.

Hay muchos cristianos hoy día, cuyo dios es su cuenta de ahorros.   Si crees que no,
¿Por qué no vas a vaciarla y la regalas al evangelio?   Yo no pienso guardarlo; a mí nunca
me va a enredar eso.  ¿Qué vas a hacer hermano Willis?  Voy a quedarme donde debo
estar para creerle a Dios.   Siempre voy a tener suficiente porque voy a creer en Dios día a
día sin pensar en mañana.  Si la fe funciona hoy, funcionará mañana.  Y el mismo Dios
que me está dando suficiente ahora, me dará suficiente mañana y el próximo año.   Es fácil
enredarse en almacenarlo.  Dios dice, “NO AMÉIS AL MUNDO NI LAS COSAS QUE
ESTÁN EN EL MUNDO”.

El sistema de la humanidad es empleado por Satanás para alejar al creyente de
Jesús.  Mucha gente pierde esa cercanía con  Jesús por la tentación de Satanás.  Muchas
cristianos escucharon la Palabra y comenzaron  a prosperar espiritualmente, físicamente,
mentalmente, y económicamente; pero volvieron los viejos deseos por las cosas del mundo
y los atrajeron y se desviaron.  No sabían que Dios establece limites.  Hay cosas que no podemos hacer y además permanecer en una buena relación con Dios.   Hay cosas que yo
no puedo hacer y seguir en una buena relación con mi esposa.   Yo establezco limites para
con mis hijos; hay cosas que ellos no pueden hacer para permanecer en una buena relación
conmigo.   Dios, que es amor, ha establecido limites y El dice, “No améis al mundo.”

Esta es la razón que Romanos 13:8 es tan resistido.  ¿ Qué dice Romanos 13:8?
“NO DEBÁIS A NADIE NADA, SINO EL AMAROS UNOS A OTROS”.   Ahora, ¿Qué
dice la Palabra?  “NO AMÉIS AL MUNDO NI LAS COSAS QUE ESTÁN EN EL
MUNDO.  SI ALGUNO AMA AL MUNDO,EL AMOR DEL PADRE NO ESTA EN
EL”.  A mucha gente yo le desagrado, porque enseño en contra del crédito.  Porque su
carne quiere los carros, y las casas y no están dispuestos a pagar el precio de quedarse y
aprender a creer en Dios para obtenerlos; salen y usan el sistema del mundo para satisfacer
sus deseos y obtener esa casa o ese carro al crédito.   Entonces sus corazones se enfrían, y
pierden su amor y su gozo.   Y yo trato de decirles que es porque el deseo de la carne se ha
apoderado de ellos y quieren cosas, más de lo que quieren obedecer a la Palabra de Dios.

“NO DEBÁIS A NINGÚN HOMBRE, SINO EL AMAROS UNOS A OTROS”.
Cuando deseas algo, más de lo que estas dispuesto a obedecer esta  Palabra, usaras el
sistema del mundo para obtenerlo.   Por eso la gente está tan endeudada, porque vieron una
manera de obtener (su ego) lo que querían.   Dios te ha dado una forma para obtenerlo.

Cuando yo comencé en este camino hace algunos años, dije, “Señor, si no te puedo
creer para un carro, una casa,  o dinero para la ropa de  mi familia, nunca los tendré.”
Santos, al tomar esta decisión, me puso a escudriñar (en la Palabra de Dios) como nunca lo
había hecho.   Mientras creas que hay otra manera para tí, la usarás porque no requiere de
tanto, sólo firmas y pagas mensualmente; el sistema está hecho para que lo puedas hacer.
Si vas a creer en Dios para obtener tu necesidad, vas a tomar algo de dedicación, estudio, a
dejar a un lado las cosas que disfrutas para pasar tiempo con Dios para que el Espíritu
Santo enderece tu vida; entonces tu fe funcionará.

Cuando me comprometí con el Señor a hacer esto, teníamos dos viejos carros,
vivíamos en la casa pastoral y yo buscaba centavos para darles a mis hijos para el almuerzo,
la alacena estaba vacía, las llantas del carro gastadas.  No me comprometí cuando todo
estaba bien.   Me comprometí y me paré en la Palabra de Dios, y he visto a Dios honrar Su
Palabra una y otra vez.   ¿Fue fácil?   No, Dios no dijo que fuera fácil; pero funciona.   Se
estás dispuestos a pagar el precio, funcionará para tí también.  También tendrás que “no
amar” las cosas del mundo, y llegar al punto en que digas: “Dios, si no puedo obtenerlo de
Tí, entonces nunca lo tendré, porque no voy a alimentar mi carne obteniéndolo a través del
hombre.

Jesús dice “Y todo o que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis”.  El dice,
“…TODO LO QUE PIDIEREIS ORANDO,  CREED QUE LO RECIBIRÉIS, Y OS
VENDRÁ”.. (Marcos 11:24).  Cuando yo tomé  esta decisión era totalmente imposible,
hasta donde yo sabia, llegar a ser dueño de  algo.  Nos ha dado un carro, una casa, toda
provisión, y El no hace acepción de personas.  El te ama a tí, tanto como me ama a mí.
Decidí que si no podía obtener sanidad de Dios, me moriría e iría al cielo, estaría en un mejor lugar de todos modos.  ¿Sabes que pasó cuando tomé esa decisión?  Comencé a
obtener milagros.   Decidí que dejaría morir a mi familia y que se fueran al cielo antes de
llevarlos donde un doctor y salirme del ámbito de Dios.  Cuando el diablo trataba de
matarlos, no podía yo obtenía un milagro cada vez cuando el diablo trataba de matar a mi
esposa con un derrame y Dios hizo un milagro; porque me había decidido a confiar en Dios
y sólo en Dios;  y todavía estoy parado allí.  Confío en Dios y sólo en Dios; estoy
aprendiendo más y más acerca de confiar en Dios.

El amor establece limites.  La Palabra  de Dios establece limites.  El dice “No
améis las cosas del mundo”; Dios dice: “Hijo, tú ámame a Mi, y sólo a Mi, no ames nada en
el mundo; no ames nada por sobre Mí, no ames nada por sobre Mi Palabra; no pongas
NADA por sobre Mí”.   Podrás hacerlo y justificarlo, pero Dios no lo acepta.   Si crees que
Dios va a aceptar tus excusas para fallar, estás equivocado.   Funcionará si permaneces en
lo que crees.

EL AMOR DIVINO NUNCA ES CONTRADICTORIO

El amor nunca es contradictorio.  I Juan 4:20 dice: “SI UN HOMBRE DICE; YO
AMO A DIOS, PERO ODIA A SU HERMANO, ES MENTIROSO”.  El amor nunca se
contradice.  ¿COMO PUEDE AMAR A DIOS A QUIEN NO HA VISTO?  Si dices,
“amo a Dios” y luego dices “odio a fulano; no puedo perdonar a sultano”, la Palabra dice
que estás mintiendo.   Dice que no hay manera en el mundo en que puedas amar a Dios y
odiar a tu hermano.   Cuando una persona dice: “Yo amo a Dios” y odia a alguien, sólo son
palabras de los labios.  “SI UN HOMBRE DICE: AMO A DIOS, PERO ODIA A SU
HERMANO, (¿qué es? ES UN MENTIROSO”.   Esta es una cosa de sobriedad; necesitas
ser muy serio en el asunto de amar, particularmente cuando empiezas a verte como un
mentiroso.  He oído gente decir, “Hermano Willis, amo tanto a Dios; pero no puedo
perdonarlos por lo que hicieron”, yo los miro y les digo, “Tienes que perdonar, no tienes
alternativa”.  No tienes la opción de perdonar o de no perdonar.  Mataron a Jesús y El
todavía los amó; y eso es lo que tú y yo debemos hacer.   El amor nunca es contradictorio,
sólo entiéndelo.  Sé que no es fácil, pero  todo podemos en Jesucristo que nos fortalece.
¡El amor nunca es contradictorio!

EL AMOR DIVINO DA PREFERENCIA

Entérate que una de las obras del amor  es dar preferencia.  Romanos 12:10 dice:
“AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS CON AMOR  FRATERNAL; EN CUANTO A
HONRA, PREFIRIENDOOS LOS UNOS A LOS OTROS”.  Tenemos estas tres
palabras que definir.

“Amor Fraternal” significa que nacimos del mismo vientre.    ¿Sabes que cada uno
de nosotros tiene el mismo Padre?   Esa palabra ‘hermano’ significa “nacido del mismo
vientre.   A todos los que somos cristianos tenemos el mismo Padre.   El dice, “Amaos los
unos a los otros con amor fraternal”, reconociendo que cada cristiano tiene el mismo Padre.
El dice, “Amaos los unos a los otros con amor fraternal”, reconociendo que cada cristiano
tiene el mismo Padre; que cuando criticas, criticas a tu Padre.
Las palabras “en cuanto a honra” significan: aquello que se les debe.   El dice que
se les debe.  Se  te  debe la honra porque eres nacido de Dios, se  te debe  respeto.  ¿No
crees que los hijos del Presidente de su país se les debe respeto por quien es su padre?   Se
te debe honra; yo debo respetarte y honrarte porque Dios es tu Padre.   Debes respetarme y
honrarme porque Dios es mi Padre.   Por tanto, por quien es nuestro Padre, nosotros, como
hermanos en el Señor nos debemos honrar y respetar unos a otros.  Así que El dice,
“Amaos los unos a los otros con amor fraternal, en cuanto a honra, prefiriendoos los unos a
los otros.”

La palabra “prefiriendoos”  significa “toma la delantera en considerar, mostrar
diferencia.”   El dice, “Tú sé el primero en preferir a tu hermano”; tú sé el primero en darle
honor a los hijos del Rey del universo.   Tú adelántate y respeta a tu hermano; tú adelántate
y sé amable y considerado con ellos y reconoce quienes son.   Cada vez que estamos cerca
debemos de tratarnos con honor y respeto; eres hijo de Dios.   Yo le enseño a herederos de
Dios que no son vagos ni desajustados.   Yo le estoy predicando a hombres y mujeres
nacidos del Espíritu de Dios.   Les estoy enseñando ser lo que Dios dice que son.   Dios me
ha llamado y escogido para ayudarles a Sus hijos a crecer y madurar, y ser reyes; para
reinar en esta vida (en la tierra).   Les estoy enseñando a caminar en victoria en todo.   Les
estoy enseñando “EL GOZO DE JEHOVÁ ES VUESTRA FUERZA” (Nehemías 8:10).
Les estoy enseñando lo que es su herencia en Cristo.  Les estoy enseñando lo que Dios
dice que son porque eso es lo que son.    ¡Son príncipes, porque han nacido del Rey!   Eres
parte del Rey del universo, el Dios Todopoderoso, el Eterno; por ello se te debe respeto.
No se te debe respeto y honor por quien eres, sino por quien es tu Padre y lo que El ha
hecho de tí.  “AMAOS LOS UNOS A  LOS OTROS CON AMOR FRATERNAL; EN
CUANTO A HONRA, PREFIRIENDOOS LOS UNOS A LOS OTROS”.  Yo los
reconozco; son mis hermanos en el Señor; estamos juntos en el Señor, soy heredero de
Dios; soy coheredero con Cristo; esto es lo que soy.   El Espíritu de Dios vive en mí; y so
soy nacido de Dios.

EL AMOR DIVINO TIENE UN
ALTO NIVEL OPERACIONAL

El amor tiene un alto nivel operacional  Juan 15:12: “QUE OS AMÉIS UNOS A
OTROS; COMO YO OS HE AMADO”.   Nota la frase ‘améis unos a otros’; en el griego
tiene un sentido duradero.   El dice, ‘améis unos a otros COMO…’; con el mismo propósito
y voluntad como hacia Jesús, requiere valores (normas) altos.  Cuando alguien te ama,
¿Cómo quieres que te ame?  Sólo un poco? o  ¿quieres que te ame con todo?  “Que os
améis unos a otros, COMO YO OS HE AMADO”.   ¿Cuándo deja El de amarnos?   Es en
sentido duradero continuo.    ¿Está siempre complacido con nosotros?   No, no en lo natural;
pero aún así nos ama.    “AMARAS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZÓN, Y
TODA TU FUERZA Y TODA TU ALMA”; luego El viene en el Nuevo Testamento y dice
que el cumplimiento de la ley es “AMAR A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO”.  No
significa que te va a agradar; no significa que van a hacer las cosas como tú las haces.   El
no dice eso, El sólo dice que porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros
corazones, vamos a amarlos.   Dios tiene un alto nivel de operación; porque si el nivel de
amor de Dios no fuese alto, dejaría de amarnos.   Nos haría como nos hacemos nosotros a veces.   “No vas a recibir más de mi amor hasta que te endereces”.  Dios dice: “Los amo,
los amo porque son Mis escogidos.”

Definimos el amor ‘ágape’; definimos el amor ‘fileo’, que es natural, mundano.
Definimos el amor que se tiene los hermanos, hermanas, esposas y esposos; luego te
mostramos lo que es el tipo de amor de Dios.

Porque tú y yo somos nacidos del Rey de  reyes y Señor de señores; Dios nos esta
enseñando Su tipo de amor.  Su amor que va a respetar y honrar como hermanos en el
Señor con la realización de que somos nacidos de Dios e hijos del Rey.

EL AMOR DIVINO TRAE REVELACIÓN

La labor del amor te traerá revelación.   ¿Realmente quieres aprender las cosas de
Dios?  ¿Quieres que la Biblia tome vida  para tí?  Juan 14:21: “EL QUE TIENE MIS
MANDAMIENTOS, Y LOS GUARDA, ESE ES EL QUE ME AMA”.  Pongámoslo
negativamente.   Aquel que no tiene Mis mandamientos, y no paga el precio para aprender
Mi Palabra, entonces no  puede guardarlos, y no me ama.  “EL QUE TIENE MIS
MANDAMIENTOS, Y LOS GUARDA, ESE ES EL QUE ME AMA” y Yo haré ¿qué?
“Me manifestare a él”.  El se  va a manifestar a tí.  ¿Sabes lo que dice Juan 16:13?  El
Espíritu Santo, el Espíritu de Verdad, vendrá a guiarnos a toda la verdad y mostrarnos cosas
por venir.  Jesús te dará revelaciones.  El  se manifestará a tí.  ¿Qué significa eso?  Que
El se revelará a tí a través de Su Palabra.   El se hará una realidad para tí.   El se hará tan
real que lo conocerás, comulgarás con El, estarás atrapado en El.    ¿Has notado que cuando
estás enamorado no te cansas?  Cuando empiezas a moverte en el amor de Dios, puedes
quemar el aceite de media noche y puedes levantarte la mañana siguiente y decir, ¡Oh,
gloria a Dios, otro día que ha hecho el Señor!

“Cuando estás enamorado quieres pasar  cada momento libre con esa persona.
Santos, ese es el tipo de idilio amoroso que Dios quiere que tengamos con El.   Dios dice:
“Voy a hacerme tan real para tí que no querrás ir a dormir”.   Estarás ansioso de que suene
el despertador porque comenzara otro día  para pasar tiempo con el Señor.  “EL QUE
TIENE MIS MANDAMIENTOS, Y LOS GUARDA, ESE ES EL QUE ME AMA … ME
MANIFESTARE A EL”.   Si tomas Sus mandamientos (Su Palabra) y los guardas, Jesús se
manifestará a tí.  Dos que se aman se revelan más el uno al otro que a cualquier otra
persona.  Un hombre que ama a una mujer compartirá las cosas más intimas con ella.
Jesús dice, “Mira, tienes Mi Palabra, y guardas Mis mandamientos; tú y yo tendremos una
relación intima; te revelaré cosas de Mí que no puedo revelarle a aquellos que no Me
aman.”   Mientras más intima la relación, más amor y confianza, y más revelación vendrá.

EL AMOR DIVINO PROVEE PROTECCIÓN

Otra obra del amor es que el amor protege.  I Pedro 4:8  dice: “TENED ENTRE
VOSOTROS, FERVIENTE AMOR”.  Esta palabra ‘ferviente’ significa ‘calentando a
punto de fundición”.  Una vara de soldadura se calienta más y más hasta que se pone
blanco; llega a ponerse tan caliente que llega a ser uno solo con el metal y esa soldadura
resiste.  Dios dice, “quiero que tu amor  se caliente al punto de  soldadura”.  “TENED ENTRE VOSOTROS FERVIENTE AMOR; PORQUE EL AMOR  CUBRIRÁ
MULTITUD DE PECADOS”.  ¿Qué significa cubrirá?  Significa que  se estira y se
extiende para ignorar las ofensas, cubre de la vista de otros; nunca se publique.

Proverbios 10:12 dice: “EL AMOR CUBRIRÁ TODAS LAS FALTAS”.  Todo
amor ferviente y candente no quiere exponer lo negativo de alguien.  Los padres aman a
sus hijos a pesar de sus debilidades, pero  ¿sabes qué quiere hacer el amor?  Quiere
cubrirlos, no contarle a nadie.  El amor  dice “nunca se sabrá de la debilidad de mi
cónyuge”.   Dios dice que este tipo de amor cubrirá multitud de faltas y este amor alcanza y
aún ignora las ofensas.

Dios está diciendo, “Quiero que se amen tanto que cuando veas  la debilidad de tu
hermano no lo publiques sino que digas: “Padre,  en el nombre de Jesús, ayúdalo y dale
fuerza Señor”.   Actuaras como si la falta no estuviera allí, porque estarás intercediendo por
él; no la expones.   La obra del amor nos tendrá orando el uno por el otro, y levantándonos
más y más.

Proverbios 10:12 dice: “EL AMOR CUBRIRÁ TODAS LAS FALTAS”.   El amor
de Dios cubrió las nuestras a través de Cristo Jesús.   Su sangre las lavo.   Cuando Dios nos
mira, El mira la sangre que nos lavó y nos dejó blancos como la nieve.    ¿Qué hace el amor,
entonces?   El amor cubre multitud de pecados y protege.

EL AMOR DIVINO PRODUCE FIDELIDAD

Una de las obras del amor es la fidelidad.  Mateo 24:12 dice: “Y POR HABERSE
MULTIPLICADO LA MALDAD, EL AMOR DE MUCHOS SE ENFRIARA”.  Una de
las características del amor es que siempre es  fiel.  Debido al amor por los placeres del
mundo, el pecado abunda en muchos.  ¿Qué les  sucede a ello?  Su amor se enfría.  La
Biblia dice que uno de los atributos del amor es la fidelidad,  te hará ser fiel.  Cuando tu
amor se enfría, el pecado abunda en tu vida.   Cuando miras a un hermano o a una hermana,
en cuya vida la llama comienza a extinguirse; que el amor no existe en ellos; que el gozo no
está allí; que la fe no opera; puedes reconocer que el pecado ha comenzado a abundar en
sus vidas.   Porque la Palabra de Dios dice: “Cuando el pecado abunda el amor se enfría:.
Cuando el pecado abunda en una relación marido y mujer ¿Qué le sucede al amor?   Este se
enfría.   Cuando un hombre comete adulterio, el amor se enfría debido al pecado.   Cuando
una mujer lo hace, el amor se enfría, debido al pecado.   Para una pareja de muchachos que
guardan cierta relación, si ella le hace un mal o él le hace un mal a ella, esto puede causar
que el amor se enfríe.   Debes rehusarte a que tu amor se enfríe.

Hagamos un repaso de este capítulo.  Cuando no podemos amar, ¿quién tiene el
problema?  ¡Nosotros lo tenemos!  Cuando no puedes amar a alguien debes decir, “Dios,
¿que me sucede?”

Señor te agradezco porque Tú estás realizando una obra en nosotros para que
podamos ver a la gente como Tú la miras.   Cuando Dios te ve, El mira algo especial en tí.
Cuando miras a tu hijo, tu hija, tu esposo o esposa, o a tu familia, ves algo especial en ellos.
Yo veo a mi madre; puedo verla con mi ojo natural y hay algo especial ahí.
Recuerda, somos del mismo vientre, la misma simiente vive en nosotros.   Tenemos
el mismo Padre, y vamos a pasar la eternidad en el mismo lugar, juntos.   ¿Qué es lo que
significa la palabra ‘hermano’?  Significa nacido del mismo vientre.  Así que cuando
llamas a un hermano o hermana en el Señor “hermano o “hermana”, lo que dices es: “Oye,
tenemos al mismo papá.”  ¿Y sabes lo que  nuestro Padre dice?  El dice: “Hijos, amaos
unos a otros”.   El dice: “hermanas, sed amables con vuestros hermanos y sed amables con
vuestras hermanas.   Amen a sus hermanas, amad a vuestros hermanos.   Hijos míos, amaos
unos a otros como Yo os he amado”.

Padre, te agradecemos porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros
corazones, y Padre te agradecemos porque hemos crecido en el amor.   Crecemos en la fe,
gozo, paz, paciencia, clemencia, sumisión, amabilidad y valentía.  Crecemos en todo lo
que es de Dios.   Crecemos en ello porque somos nacidos de Dios.   Te agradecemos Señor
porque Tu amor está operando en nuestras  vidas y está haciendo que día a día nos
parezcamos más a Jesús.   Amen.

CAPÍTULO 3

LOS LOGROS DEL AMOR DE DIOS

Hebreos 11:6: “PERO SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS; PORQUE ES
NECESARIO QUE EL QUE SE ACERCA DIOS CREA QUE LE HAY, Y QUE ES
GALARDONADOR DE LOS QUE LE BUSCAN”.    ¿Cómo es que Dios puede galardonar
los creyentes de acuerdo a esta escritura?   Mediante la enseñanza de movernos en Su amor, El nos puede galardonar en la fe mediante la curación de nuestros cuerpos; nos puede
galardonar consiguiéndonos mejores trabajos, trayéndonos hacia la prosperidad económica;
enderezando nuestras familia.   El nos puede retribuir tocando el corazón de nuestros hijos
e hijas, haciendo que estos sirvan a nuestro Señor Jesucristo.   El Señor nos puede
galardonar a tí y a mí; mediante le busquemos diligentemente dejando que Su amor fluya
en nuestras vidas.

El amor de Dios ES derramado en nuestros corazones (Romanos 5:5).   Así que tú y
yo no tenemos la necesidad de estar buscando el amor de Dios pues está en nuestros
corazones.  Debemos saber como transmitir el amor de Dios para ser una bendición para
otras personas, y así mismo situarnos en una posición en la que EL nos puede bendecir
también.

EL AMOR DE DIOS TIENE PODER DE ATRACCIÓN

Ahora, uno de los primeros logros del amor está considerado en Jeremías 31:3:
“CON AMOR ETERNO TE HE AMADO; POR TANTO, TE PROLONGUE MI
MISERICORDIA”.

El amor tiene su poder extrayente.   Dios dice que te ha amado con amor eterno.   El
dice, “Con amor eterno te he amado (te he acercado hacia Mí):.    ¿Alguna vez te has puesto
pensar por qué deseas aprender sobre las cosas de Dios?  Es debido al amor de Dios.   Dios
es amor, y Dios nos amó aún cuando éramos pecadores.   Romanos 5:6-8 nos dice que El
extendió Su amor hacia tí y hacia mí aún cuando éramos pecadores.

Cuando tú y yo estabamos desinteresados en el Señor; cuando no estabamos
interesados en servirle, teníamos nuestros planes, nuestros propios sueños y aspiraciones.
¿Qué hizo Dios?  El extendió Su amor hacia nosotros y ese amor nos tocó y fue lo que
causa que pensáramos en El.   El nos dio Su amor para tocarnos y cambiarnos.

Dios dice que Su amor es un amor eterno y que con misericordia nos ha recogido.
Tiene que ser Su misericordia , porque todos nosotros luchamos contra El por años.  No
queríamos ir a El, sino que queríamos hacer  lo nuestro; queríamos  ir por nuestro propio
camino.   Muchas veces nos encontrábamos haciendo cosas que no eran de nuestro interés.
Pero aún así Dios dijo, “con misericordia les he traído”.

Hay poder en el amor de Dios.   EL amor de Dios está en el cristiano.   Y El quiere
que el amor que está en nosotros obre en nuestras vidas para que Su amor pueda fluir a
través de nosotros, que también sea un poder atrayente para este mundo.  “EN ESTO
CONOCERÁN TODOS QUE SOIS MIS DISCÍPULOS, SI TUVIEREIS AMOR LOS
UNOS CON LOS OTROS” (Juan 13:35).

¿Por qué amarnos los unos a los otros?   Todos están sedientos de amor.  Todos lo
quieren pero no saben como se reciben, sino que se da, y en el dar te prepararás para
recibir.  La mayoría de las personas no saben como dar amor.  Todos se paran alrededor
diciendo ámame a mí primero; trátame correctamente primero; sé amable conmigo primero; entonces seré amable contigo; entonces te tratare correctamente; entonces te amaré.   Tu no
estás siguiendo las leyes de Dios.
La ley de Dios declara que tanto amó Dios al mundo que dio.   El amor es algo que
se da.  La humanidad está hambrienta de  amor porque nadie sabe dar amor.  A medida
vayamos aprendiendo Su Palabra; Su Palabra  toma el control dentro de nosotros, y
aprenderemos a como amar a nuestro prójimo de manera que podamos suplir aquello que
más necesitan AMOR.

Cuando aprendas este principio, serás capaz de dar a tus hijos e hijas algo que nunca
tuvieron antes; el amor que viene del Padre  en vez del amor humanístico, sentimental y
egocentrista que no enseñó el mundo.  Yo alabo al Señor por el poder extrayente de Su
amor.  A medida que el amor de Dios trabaje en nuestras vidas, atraerá otros a Cristo.
Seremos amadores, no combatientes; no estaremos mezquinando, ni peleando, ni
alborotando.   Estaremos viviendo bajo el abanderado de amor de nuestro Señor Jesucristo;
y El será quien toque nuestras  vidas.  Si vivimos bajo el  abanderado del alboroto y la
pelea, entonces no los alcanzaremos para Cristo.   El diablo siempre intenta atraer al pueblo
de Dios a estas cosas porque estas estancan Su amor.

Uno de los logros del amor es que tiene un poder atrayente.  Sabes cuando una
persona ama a otro, tiene un poder magnético; quieres estar cerca de ellos.   Dios dice que
debemos amarnos los unos a los otros porque El sabe que en cuanto nos movamos en Su
amor y nos amemos los unos a los otros, entonces tendremos un poder atrayente.

Dios nos hizo para que El tuviera alguien que amar; nosotros tenemos hermanas y
hermanos en el Señor para que nosotros tengamos a alguien a quien amar.   Hasta que Dios
nos creó, El no tenia a nadie a quien amar.   El quería alguien para amar.   Ahora El le ha
dado a los creyentes muchos hermanos y hermanas para que tengamos a quien amar.

Ahora nosotros tenemos que ser misericordiosos, porque el amor de Dios es
misericordioso.  El amor sigue adelante y Dios dice que nos ha amado con amor eterno.
Si Su amor no fuese eterno entonces cuando  tú y yo a veces flaqueamos, fracasamos, nos
enojamos y nos salimos de nuestras casillas, El simplemente cortaría la fluidez de Su amor.
Pero, alabado sea el Señor, El nos ama con amor eterno.

El no nos hace a nosotros como nosotros le hacemos a la gente.  Sabes que
mientras la gente haga lo correcto, les amamos, pero la primera vez que dejen de hacerlo,
cortamos la fluidez de nuestro amor.  Si se alinean nuevamente entonces les volvemos a
amar.  Supón que Dios sólo nos ama cuando nos alineamos y hacemos lo correcto, no
recibiríamos mucho amor.   Hay un poder atrayente en el amor; alabado sea el Señor por Su
amor eterno.

EL AMOR DE DIOS IDENTIFICA A LOS
VERDADEROS CRISTIANOS

Otro logro del amor es que hace relucir a los verdaderos cristianos.  La gente hoy
en día habla sobre amar a Dios y muchos dice, “yo creo en Dios”.   Eso no significa nada.   Santiago en el segundo capítulo dice que los  demonios también creen y tiemblan.  El
diablo cree también, pero eso no cambia su objetivo en lo más mínimo.

La gente que dice que cree en Dios, pero que esto no cambia sus vidas, sólo dicen
palabras.  No es creer en Dios lo que hace  la diferencia; es reconocer a Jesús como tu
Salvador.  Cuando recibes a Cristo como tu Salvador, entonces has  recibido amor, y este
amor tiene un poder atrayente porque hace relucir a los verdaderos cristianos.

Veamos lo que dice Juan 8:42: “SI VUESTRO PADRE FUESE DIOS,
CIERTAMENTE ME AMARÍAIS”.  Jesús  dijo, “SI VUESTRO PADRE FUESE DIOS,
CIERTAMENTE ME AMARÍAIS, PORQUE YO DE DIOS HE SALIDO, Y HE VENIDO
PUES NO HE VENIDO DE MI MISMO, SINO QUE EL ME ENVIÓ”.  Los religiosos,
fariseos y saduceos venían contra Jesús.   Los religiosos de hoy que no tienen a Cristo
como el centro de su adoración, son como los fariseos y saduceos.   Si Cristo viniese hoy y
dijera, “Soy el hijo de Dios, Soy la Verdad, el Camino y la Vida”, los cabecillas de muchas
iglesias dirían, “Mátenlo”.

Necesitamos percatarnos de que el amor  hace relucir al verdadero cristianismo.
Cuando Jesús vino y dijo “Soy el Camino, la Verdad y la Vida”, todos esos religiosos le
miraron y dijeron, “otro falso profeta”.   Yo estoy feliz de que Jesús ya haya venido, porque
de venir ahora probablemente pasaría desapercibido.  Lo que Jesús dice en Juan 8:42 es:
“Si Dios es vuestro Padre, si realmente eres cristiano, entonces ¡Me amaras!

Vas a ser un cristiano y luego caminaras como El y vivirás como El.   Es fácil decir,
“soy cristiano”, pero otra cosa es vivir como Cristo.   Tenemos a muchos hoy en día, bajo
distintas denominaciones diciendo, “soy cristiano, yo creo en Dios”, pero si te quieres dar
cuenta si realmente lo son, observa y mira si ellos se mueven en amor.   Esto hace relucir a
los verdaderos cristianos porque ellos se mueven en el amor de Dios.  Cuando alguien te
dice, “bueno, yo voy a la iglesia o soy cristiano”, no escuches su hablar, observa su
caminar.    Porque cuando naces de alguien serás como ese alguien.

He aquí un buen ejemplo.   Tú y yo hemos nacido de seres humanos, somos como
ellos, ¿no es así?   Nosotros hablamos, caminamos, comemos y dormimos como humanos;
porque somos nacidos del hombre.   Cuando eres nacido de Dios y el Espíritu de Dios mora
en tí, comenzaras a ser como tu Padre espiritual también.  Nosotros somos como nuestro
padre terrenal; nos vestimos y comemos, dormimos, jugamos, hablamos, todas estas cosas.
Cuando naces de Dios (la Biblia dice que naces dos veces), entonces el amor de Dios estará
en tu corazón y comenzarás a actuar como un verdadero cristianos.

La meta del cristiano es llegar a tal punto en el cual pueda caminar continuamente
como Cristo lo hizo.  El enemigo está ahí afuera, siempre tratando de enmarañar a los
creyentes para que no manifiesten a Jesucristo.  A medida que el amor se mueve en
nuestros corazones, este nos ayudará a ser como Jesús.   Esto ayudará a hacer relucir para
mí lo que verdaderamente soy.

La Biblia dice que “por sus frutos los conoceréis”.   Así pues, cuando una persona
es un verdadero cristiano, uno de sus logros es que tiene a Dios en tu corazón.  Y Dios es amor, así que uno de los logros, o sea, una de las obras de Cristo en tí es que amarás a tus
hermanos y hermanos y comenzarás a vivir una vida como la de Cristo.  No seguirás
haciendo como solías, no caminarás como lo hacías antes, ni hablarás como lo hacías antes.
Si dices, “soy cristiano”, pero sin embargo sigues caminando y andando como solías, la
Biblia dice que eres un mentiroso.   Así que debemos percatarnos de que uno de los logros
del amor es que hace relucir al verdadero cristiano.  Te ayudará a detectar si alguien
realmente es cristiano.  Si Cristo está, ellos trataran de vivir como Cristo continuamente.
Estarán moviéndose en amor, en jubilo, en paz, siendo mansos, pacientes y amables.   Ellos
estarán moviéndose en la fe mientras sirven al Señor.   Mucha gente puede decir que va a la
iglesia; eso no significa nada.   La iglesia no lo es todo.   Puedes ir a la iglesia siete veces a
la semana, morirte e irte al infierno.

EL AMOR DE DIOS PRODUCE MADUREZ A
TRAVÉS DE LA OBEDIENCIA

El amor de Dios es derramado en el corazón de los creyentes.  Dios es amor y el
amor de Dios está en nuestros corazones.   Cuando el amor de Dios controla nuestras vidas
producirá madurez porque seremos continuamente obedientes a El.  Si una persona dice
ser cristiana, pero no obedece la Palabra de Dios, entonces sabes que lo que dice no es
cierto.   Es fácil decirlo, pero otra cosa vivirlo.   Es fácil hablarlo pero otra cosa es andarlo.
Esto es lo que afecta al cristianismo hoy en día; hay mucha gente que lo dice y lo habla,
pero no andan en ello.   Cuando el amor de Dios está en tu corazón, esto controla tu vida y
hace que seas obediente a la Palabra de Dios; entonces comenzaras a madurar y crecer en
Cristo Jesús.

I Juan 2:5 dice: “PERO EL QUE GUARDA SU PALABRA, EN ESTE
VERDADERAMENTE EL AMOR DE DIOS SE HA PERFECCIONADO.”  ¿Cómo es
que el amor de Dios madurará en tu vida?    ¿Cómo vas a madurar en Dios?   Siendo fiel a
la Palabra del Señor.  Si un hombre te abofetea en una mejilla, dale la otra.  La Palabra
dice que no tengas ira dice: sé clemente, paciente y amable.   Cuando el amor de Dios está
en tí, serás fiel a Su Palabra.

Ahora veamos el aspecto negativo.  Mostremos como son la mayoría de las
personas realmente: “Pero el que guarda Su Palabra, en este verdaderamente el amor de
Dios se ha perfeccionado”; “Pero el que NO guarda Su Palabra, en este verdaderamente el
amor de Dios NO se perfecciona”.   Así que cuando una persona dice que es cristiano, esto
significa que el amor de Dios está en él, y se él obedece la Palabra de Dios, madurará en
Jesús, no será un bebe toda su vida.

Juan 14:23: “El que me ama, mi Palabra guardara.”  ¿Y que es Su Palabra?  ¡La
Biblia!    Juan 14:24: “EL QUE NO ME AMA, NO GUARDARA MIS PALABRAS”.   Así
que, mira, si alguien te dice que ama a Dios,  que conocer a Dios, pero no es fiel a Su
Palabra, entonces es un mentiroso.  Porque si es cristiano y realmente ama a Dios, ¿qué
deberá hacer?    ¡Ser fiel a Su Palabra!
Dios no quiere que Sus hijos se pierdan de nada.   El no quiere que te pierdas de Su
amor y Su jubilo.  El no quiere que pierdas de la salud y la prosperidad.  Dios te ama y
quiere que madures y camines en las promesas de Su Palabra.

A mi no me interesa cuanto ames al Señor, si no obedeces Su Palabra, El no te
puede bendecir.   Dios ya ha establecido Su Palabra y El no va a quebrantar Su Palabra por
tí y darte consideración especial.   Uno de los logros del amor es que producirá madurez a
través de la obediencia.  A medida que los creyentes obedezcan la Palabra de Dios, esto
traerá consigo madurez.  Yo puedo darte un practico ejemplo.   Digamos que trabajas para
una compañía, y a medida que obedeces al jefe y haces lo que te pide, con seguridad te
darán un incremento,  ¿NO es así?  Pero si eres cabeza dura y aparentas saber más del
trabajo que el jefe y le ocasionas dolores de cabeza, no esperas aumento.

Cuando tu vienes al Señor y El te dirige hacia Su Palabra y te dice que la obedezcas,
El espera que lo hagas.  Si no obedeces Su Palabra, no se te ocurra esperar bendiciones.
Si vas a ser un cabeza dura haciendo y viviendo a  tu modo, no esperes que Dios te de lo
mejor de Sí, porque no puede.

¿Cómo se obtiene el incremento espiritual?  ¡Siendo fiel a Su Palabra!  Muchos
cristianos hoy en día argumentan con la Palabra.  ¿Sabes qué me recuerda eso?  Al
hombre que discutió con un señalamiento de  direcciones en la calle y tomó la ruta
equivocada a casa.  Hay mucha gente discutiendo con la Palabra.  Algunas personas son
tan necias que has discutirían  con una señal de transito y tomarían la ruta equivocada a
casa.
La Palabra de Dios (el letrero) dice: “REGOCÍJENSE EN EL SEÑOR SIEMPRE”.
Muchos cristianos responden, “yo no lo creo, Dios realmente no quiso decir eso.  Yo sé
que El dice regocíjense en el Señor siempre, pero, sabes, El debería saber como son los
lunes.  El no sabe mis problemas”..  ¡Discutiendo con el letrero!   Dios dice en Marcos
10:29 que lo que diereis por Su causa El lo multiplicará al ciento por uno.   ¿Sabes lo que
haces?, discutes con el letrero.  “Dios sólo  quiere mi dinero, El no me lo devolverá al
ciento por uno.”  Es correcto,  no lo hará, y ¿sabes por qué?  Estas discutiendo con el
letrero.   Estas tomando la ruta equivocada a casa y El no puede devolvértelo.

Dios busca a aquellos que crean Su Palabra, para ser bendecidos y vivir en victoria.
Date cuenta que Dios ya marcó la ruta, pavimentó el camino, te ha dicho qué hacer y qué
no hacer.   Lo que necesitas hacer es empezar a leer Su Palabra, date cuenta de lo que dice
y di, ¡Si Señor!

Yo escucho a gente discutir con la  Palabra de Dios, diciendo todo el tiempo,
“Bueno, sé que la Biblia dice eso; sólo que  creo que no significa eso.  ¿Sabes lo que
realmente dicen?    “Dios, sé que lo dijiste, pero yo soy bien listo también; he estado por acá
un tiempo.  Sí, en verdad que has estado, y cuando menos lo esperes  iras por la vida
vencido y frustrado.  40 ó 50 años pasaran  y estarás luchando, tratando  de tener una
buena vida, una buena vida familiar, una vida amorosa; mientras Dios dice, “Te daré todo si
ordenas tus pasos de acuerdo a MI Palabra.
Me gusta encontrar donde Dios me dice algo en Su Palabra y sólo digo, ¡Si Señor!
Pero Hermano Willis, ¿no tiene una opinión al respecto en algunas ocasiones?   Cuando la
tengo, esta equivocada.  Porque mi opinión no puede estar bien  si defiere de la de El.
Dios está siempre en lo cierto.   Hermano Willis, ¿y usted lee la Palabra y se pregunta sobre
algunas cosas?  Claro que sí!  Yo la leo y me pregunto sobre ella y me digo, “Willis, no
seas tonto.”    Si Señor Dios ¡Tú estás en lo cierto!

Yo leo la Palabra en algunas ocasiones y me digo: “escucha esto, no hace sentido”;
y me digo a mí mismo: “Willis no seas loco; Willis no eres un tonto, sabes que Dios está en
lo cierto y lo que El diga es verdad.”   No hay ninguna preferencia; si yo no pienso como El
piensa, siempre soy yo el que estoy equivocado.   Así que sólo digo, “Sí Señor, Tú estás en
lo correcto.   A veces mi mente piensa algo distinto y yo le exhorto diciendo, “mente estás
mal, no eres tonta mente, Dios lo dijo y El está en lo cierto.“   Decídete a que Dios está en
lo cierto y comienza a hacer lo que El dice en Su Palabra.

En Romanos 13:8, Dios dice que no debamos nada a nadie sino que nos amemos.
Pero muchos discuten con el letrero y toman la ruta equivocada a casa.  Van y piden
prestado, discuten con el letrero y aún así esperan ser bendecidos.  Está bien claro, en
Deuteronomio dice: “presta, más no pidas prestado”, y el pueblo de Dios lo lee y dice,
“Letrero eso está mal.  El realmente no quiere decir eso, así que yo iré a hacer como me
plazca.   Yo quiero ese carro, quiero esa casa, de esta manera (pidiendo prestado) es como
puedo obtenerlo.  Pero Dios dijo, “Todas las cosas pedidas en oración y creyendo las
recibirás”.

Yo he tenido mucha gente que dice, “Hermano Willis, el Señor me dio mi casa”.
Yo les pregunto, “¿Esta pagando letras?”  Y ellos responden, “Sí”.  Así que yo les digo,
“Bueno, entonces El no te la dio, tú la estas comprando.   Uno no paga letras mensuales por
un regalo.   Yo tengo entendido que los regalos son gratis.   Ahora si compras algo, pagas.
He tenido gente que me dice, “Oh, Hermano Willis, Dios me ha abierto puertas y me ha
hecho las facilidades para hacerme posible comprar este carro.   Yo les digo, ¿Cuánto pagas
por él?  Ellos responden, “Bueno, estoy pagando $100.00 al mes”.  Mi comentario es
“Entonces Dios no te abrió las puertas, porque Dios da cosas.”

Juan 15:10 dice: ‘SI GUARDAREIS MIS MANDAMIENTOS,
PERMANECERÉIS EN MI AMOR;  ASÍ COMO YO HE GUARDADO LOS
MANDAMIENTOS DE MI PADRE, Y PERMANEZCO EN SU AMOR”.   ¿Cómo vas a
permanecer en Su amor?   Guardando Sus mandamientos.    ¿Sabes por qué tantos cristianos
están fuera del amor de Dios?   Ellos discuten con el letrero.   ¿Sabes cómo permanecer en
el amor de Dios?  Manténte en Su Palabra.   Cada vez que lees Su Palabra y conoces Su
Palabra, y haces algo distinto a lo que te dice la Palabra desde ese momento estás fuera del
amor de Dios.  Por un acto de tu voluntad caminas fuera de la estabilidad con Dios.
Porque El dice, “Si me amas, guardad mis mandamientos”.

¿Y Jesús guardó los mandamientos de Su Padre?  ¿Sabes lo que Jesús dijo?  El
dijo, “No tengo la disposición propia para hacer las cosas,  hago sólo lo que me dice el
Padre que haga”.   El dijo, “No hago nada que el Padre no me diga que haga”.   ¿Mantuvo entonces Jesús los mandamientos del Padre?   ¿Cuánto realmente le obedeció?  ¿Alguna
vez Jesús leyó la Palabra de Dios y dijo, Bueno, Dios lo dijo por El no quiso decir eso, yo
creo que ha de ser de otro modo?  ¿Sabes cómo estar en al amor de Dios?  ¿Cómo
permanecer en Su amor?  ¿Sabes cómo estar bajo el conducto de donde surge Su gloria,
santo?, guardando Sus mandamientos, Su Palabra.

Santiago 1:2 dice: “…Tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas”.
No dice que sea bonito.    ¿Cómo permanecer en Su amor?, guardando Su Palabra.   ¿Sabes
cómo salirte de Su amor?, discute con el letrero, y haz como te plazca.  Cuando te
encuentras fuera del amor de Dios, ¿sabes  lo que has hecho?  Tomaste el letrero (La
Palabra de Dios) y justificaste la razón por no hacer lo que te decía.  Cualquiera que sea lo
suficientemente valiente para discutir con el letrero puedo justificar cualquier cosa.

He escuchado a gente por todos los países decir, “Oh, Hermano Willis, es que no
funciona”.   Si la Palabra de Dios no funciona, El es un mentiroso.   Yo te amo y te aprecio
y quiero lo mejor de Dios para tí.  Quiero lo mejor de Dios para tí personalmente, en lo
económico y en todo aspecto.   Pero santos, la única manera en la que te puedo ayudar para
obtener lo mejor de Dios es enseñándote lo que dice Su Palabra, porque sólo así puedes
obtener lo mejor de El.  Si discutes con el  letrero y tomas tu propia ruta a casa, tú no
recibirás lo mejor de El.

¿Quieres que el amor de Dios madure en tí?   ¿Quieres que la paz que sobrepasa al
entendimiento rija tu vida?  ¿Quieres que el gozo del Señor sea tu fortaleza?  ¿Entonces
cómo lo haces?   Toma la Palabra de Dios y dice: “Dios, ésta es Tu Palabra, es la verdad.
Cualquier cosa que yo pienso, cualquier idea que tenga que sea contraria a ella es estúpida,
tonta e ingenua.   Dios estoy cansado de ser estúpido, tonto y ingenuo.   Así que Dios, voy
a afianzarme en Tu Palabra y todo lo que diré, será, “Sí, Señor.   Cuando mis sentimientos
me guíen a otra cosa, diré, “sentimientos están locos ustedes, pues se cruzan la Palabra de
Dios.   Cuando a mi mente vienen pensamientos contrarios yo digo, “mente, eres estúpida,
corrígete ahora mismo.  Yo tengo la mente de Cristo.  He vivido muchas situaciones en
las que la presión ha estado tan alta que todo lo que pude gritar fue, “Dios, te creo, Dios te
creo”.   He visto al diablo tratar de matar a mis hijos y tratar a matar mis hijas, todo lo que
pude decir fue , “Dios, yo te creo; yo te creo”.

Recuerda:  Dale a la Palabra de Dios primer lugar en todas circunstancias y
situaciones y permanecerás estable en Su amor.

EL AMOR DE DIOS CAUSA ALABANZA Y JUBILO

Otro logro del amor es que causara alabanza y jubilo.  Si deseas que la alabanza
brote de tí, y que el jubilo brote de tí, mira lo que dice la Palabra: “PERO ALÉGRENSE
TODOS LOS QUE EN TI CONFÍAN; DEN VOCES DE JUBILO PARA SIEMPRE … EN
TI SE REGOCIJEN LOS QUE AMAN TU NOMBRE” (Salmos 5:11).  Al operar y
madurar el amor de Dios, de tí brotara alabanza en un grito.   A nosotros no nos enseñaron
eso en nuestra iglesia.   Nos enseñaron a ser reverentes, sobrios y dignos.   No te atrevías a sonreír, porque hacerlo era un sacrilegio.   La Palabra de Dios siempre habla del jubilo, la
alabanza, el regocijo, y el gritar.   A medida que el amor se mueve en nuestros corazones,
hará brotar regocijo y alabanza.

La Biblia dice que el amor de Dios es derramado en nuestros corazones.  El dice
que somos Sus hijos y que nos ama.  Cuando  los creyentes se reúnen a alabar al Señor,
deberían de reunirse y decir, “Alabemos a Dios, nosotros Sus creyentes nos reunimos esta
noche, nos vamos a regocijar y gritar y alabar al Señor, nos vamos a regocijar en nuestra
salvación, porque Jesús nos ha salvado, nos ha sanado y nos ha dado vida”.   Recuerda:   El
amor de Dios causara que el regocijo y la alabanza broten de tí.

EL AMOR DE DIOS DA FUERZA DE CONSTREÑIMIENTO

Otro logro del amor es una fuerza de  constreñimiento.  I Corintios 16:14 dice:
“TODAS VUESTRAS COSAS SEAN HECHAS  CON AMOR” (Tus pensamientos, tu
hablar y tus acciones).  II Corintios 5:14 dice: “PORQUE EL AMOR DE CRISTO NOS
CONSTRIÑE”.  Puedo mostrarle a cada uno de ustedes que el amor de Cristo les
constriñe.   Por ejemplo, cuando has tenido ganas de decirle algo negativo a alguien, pero
no se lo dijiste, ¿sabes qué te impidió que los dijeras?   El amor de Cristo.    ¿Alguna vez te
ha dicho alguien algo y tú quisiste contestar pero te contuviste?  ¿Quisiste alguna vez
pegarles?    ¿Qué te contuvo para no pegarles?   El amor de Cristo.

Uno de los logros del amor es que tiene una fuerza que constriñe.  Nos constriñe
para hablar correctamente, actuar y vivir debidamente.  El amor de Cristo es lo que te
impide que hagas muchas cosas que harías en la carne, porque el amor de Cristo te
constriñe.   Desea que el amor de Cristo te constriña cada vez más y más.

EL AMOR DE DIOS CORRIGE EL CONCEPTO DEL AMOR Y LA FIDELIDAD

Otro logro del amor es que corrige los conceptos del amor y la fidelidad.   En otras
palabras, los logros del amor corregirán tu concepto del amor y tu concepto de la fidelidad.

No amando para recibir, sino porque ya  has recibido.  Hablamos de esto en el
primer capítulo.   No amas para recibir amor, no tratas de actuar ante Dios para obtener el
amor de Dios.  Sé un buen cristiano porque Dios ya te ha brindado Su amor.  No tienes
que hacer algo para conseguir que Dios te ame; El te amó antes que te entregaras a El.
Seguramente si El te amó antes de ser cristiano no tienes que hacer nada para que te ame
ahora.   Ahora vas a hacer muchas cosas porque tienes Su amor.   Empieza por darte cuenta
que Dios te ama.   El amor de Dios ha sido derramado en tu corazón.   Esto brotará en tí y
te dará un deseo por obedecerle; ganas de seguirle, pero si haces cosas para obtener Su
amor, nunca funcionará.

La fidelidad no es para recibir, pues ya está dada.  Romanos 8:32 dice, “EL QUE
NO ESCATIMO NI A SU PROPIO HIJO … ¿COMO NO NOS DARÁ TAMBIÉN
TODAS LAS COSAS?”  ¿Cuántas cosas?  TODAS las cosas; lo que Dios dice es, “Te he
amado tanto que te di a mi hijo Jesús,  y te daré todas las demás cosas de menor
importancia”.
Nuestra responsabilidad es movernos en amor y mantener Sus mandamientos.
Mientras más fieles seamos a El, mayor será el trabajo que Dios realice en nosotros para
parecernos más a Jesús. El Padre dio a Jesús, así que ya no tiene nada mejor que dar.   Dios
estaba diciendo, “no te puedo dar nada más grande, no hay nada mejor que te pueda dar,
más que a Mi hijo, Jesús”.  El hecho de no  saber quien es Jesús y que es, afecta nuestra
relación de amor.    ¿Sabes lo que afecta la vida amorosa de una familia muchas veces?   El
que los miembros de la familia no se aprecien debidamente.   ¿Sabes lo que afecta el amor
de una esposa muchas veces?   El hecho que el esposo no la ame debidamente.   ¿Sabes lo
que afecta el amor de un padre por sus hijos?   El hecho de que los hijos no aprecian lo que
mama y papa han hecho por ellos.  Muchos niños amarían más a sus padres si ellos
mostraran más aprecio para con ellos, los respetaran como hijos y hijas que son.   Esto no
significa que no los disciplinen, sólo quiero decir que les muestren su aprecio. ¿Sabes lo
que afecta el amor de Dios en tí muchas veces?   EL hecho de que no aprecies lo que Dios
ha hecho por tí en Cristo.

La fidelidad de recibir se revela una vez que seas infiel.  El amor corrige tu
concepto del amor y la fidelidad.   Cuando eres fiel para intentar obtener algo de Dios, este
concepto egoísta es revelado.  Cuando uno es infiel o cuando deja de amar, cuando uno
piensa que no recibió cuanto debería, la raíz es expuesta.

La gente viene al Señor y le pide que haga lo siguiente: salva a mis esposa, endereza
a mi familia, consígueme un mejor empleo, sana me y muchas otras cosas.   Ellos le piden a
Dios todas estas cosas, pero cuando no las reciben se convierten en infieles.  Eso prueba
que sólo eran fieles para conseguir de Dios.  La raíz de infidelidad estuvo ahí todo el
tiempo, y cuando no obtuvieron lo que quisieron dijeron, “yo intenté, pero no funcionó”.
Yo fui ahí por un momento, pero simple y sencillamente no funcionó, así que lo dejé.

Yo soy fiel a Dios aunque no reciba en lo absoluto.   No soy fiel para obtener, sólo
soy fiel y punto.   Ahora yo sé que lo voy a obtener, pero en caso contrario sigo siendo fiel.
El amor de Dios te ayudara a tener el concepto correcto de la fidelidad, pero la mayoría de
los cristianos echan marcha atrás cuando las cosas no salen como ellos querían.   Alguien
no los trató como ellos creían que deberían ser tratados.  Yo sólo  lo aguanté hasta donde
pude y mi esposo no cambió, ya no lo soportaba más; esa raíz estuvo ahí todo el tiempo.
Algunas veces toma el trabajo de excavar mucho, inclusive toma algunos años para
descubrirlo.  Pero si no le  quitas la raíz ahora, cuando  las cosas no funcionen como
quieres, te convertirás en un infiel.

Voy a decir esto uno vez más antes de continuar.  La fidelidad que se ejerce
interesadamente para recibir, es revelada cuando uno se vuelve infiel, o si deja de amar
cuando uno cree que no recibió pero que debiera haber recibido.  La  raíz es expuesta.
Esta misma cosa es verdad en muchos matrimonios.  Muchas veces cuando uno deja de
amar al otro lo que quiere decir es: “no me dieron lo que quería”; tal vez no lo hicieron,
pero mejor inspecciónate a tí mismo.  Necesitas decidirte a ser fiel; llueve, truene o
relampaguee, ¡Voy a ser fiel – punto!  Cuando comienzas a hacer ese tipo de decisiones,
Dios trabajará en favor tuyo.
EL AMOR DE DIOS UNIFICA

Otro logro del amor es que unifica.  Colosenses 3:14 dice, “Y SOBRE TODAS
ESTAS COSAS VESTIOS DE AMOR, QUE ES EL VINCULO PERFECTO”.   Se une o
se enmienda como un tono armónico.  El amor es como la vestimenta externa, une a los
demás en sus lugares para un crecimiento y madurez.  Dios dice: “Mi amor es como mi
vestimenta externa, mantiene todo en su lugar para que pueda madurar totalmente”.

Si tratas de ser paciente y benigno y moverte en la fe, y todo lo demás, pero no
tienes amor, entonces realmente no tienes nada  para mantenerlo todo junto.  El amor es
como un hilo que ensarta todas las perlas que te pones en el cuello, el amor toma cada una
de ellas y las junta.  El amor ayuda a que la paciencia, el ser benigno, la amabilidad y
todos los frutos del Espíritu maduren en tu vida, de manera que te muevas en el amor y
recibas amor y tengas las bendiciones que Dios tiene para tí.

EL AMOR DE DIOS REVELA LA
POSICIÓN DEL CRISTIANO

Otro logro del amor es que revela la posición del cristiano.  I Juan 5:3: “PUES
ESTE ES EL AMOR DE DIOS, QUE GUARDEMOS SUS MANDAMIENTOS; Y SUS
MANDAMIENTOS NO SON GRAVOSOS”.  No son una carga, ni son opresivos.
Muchas veces cuando lees la Palabra de Dios y te dice que hagas algo que no quieres, es
porque viene contra tu carne; viene contra tus propios deseos.

Las palabras de Dios son una expresión de Su amor y son destinadas a mantenernos
en Su amor.   Mantener Su Palabra es el desenvolvimientos de Su carácter e instrumento de
revelación.   La Palabra de Dios está hecha para mantenernos a tí y a mí en Su amor.   Es
por esto que Dios nos dio Su Palabra, para mantenernos en Su amor.  Si nosotros no
obedecemos Su Palabra, estamos fuera de Su amor.   Dios desea que permanezcamos en Su
amor.

Dios tiene una ruta de amor.   Dios quiere que me mantenga en esta ruta.   El me dio
Su Palabra.   El dijo, “Hijo, guarda Mi Palabra, te mantendrá en Mi ruta de amor”.   Si yo
no guardo Su Palabra, me descarrilo de Su ruta de amor.   El Señor dice, “Yo quiero que te
mantengas en el lugar en el que te pueda bendecir.   Te he dado Mi Palabra, y yo cumplo
Mi Palabra; hago Mi Palabra y obedezco Mi Palabra.   A medida que guardes Mi Palabra
(la hagas y obedezcas) ésta te mantendrá en Mi ruta de amor. Tú permanecerás en Mí,
morarás en Mí, estarás establecido en Mí.  Pero si te decides a no guardar Mi Palabra,
entonces te descarrilas de Mi ruta de amor”.   El no deja de amarte, pero estás fuera de la
ruta en donde te puede bendecir.

Cuando leas Su Palabra y la estudies y El te diga qué hacer, di: :”Oh, Gloria a Dios
que me dice que me regocije en EL siempre,  y que me mantenga en Su ruta de amor
siempre.  EL me dijo que traiga los diezmos al alfolí, oh alabado sea Dios que me
mantiene en SU ruta de amor.   Me dijo que tome todo con gozo cuando vinieran sobre mí
las tribulaciones, oh alabado sea Dios, El me dio eso para mantenerme en Su ruta de amor.   Dios no quiere que me aparte de Su amor,  quiere que permanezca en el lugar donde El
puede bendecirme, así que me dio Su Palabra, me dio instrucciones.

La Palabra de Dios te mantendrá en Su ruta de amor.   ¿Quieres caminar la ruta de
amor?  ¿Quieres caminar la ruta de la victoria, la ruta de la salud y de la prosperidad?
¿Quieres que tus hijos e hijas te amen?   ¿Quieres caminar el camino en el cual todo en lo
que te involucres sea prospero?  Entonces comienza a caminar en dirección a la ruta del
amor de Dios.

Tengo cinco hijos, todos salvos y llenos del Espíritu Santo, y ellos me aman.   ¿Por
qué te aman Hermano Willis?  Yo camino en la ruta del amor de Dios.  ¿Sabes por qué
muchos cristianos tienen problemas?  Ellos no caminan la senda del amor.  Métete en la
ruta de amor de Dios para que EL pueda enderezar tu situación.  Podrás decir, “Hermano
Willis, mis hijos están ya mayores y casados y allá afuera en el mundo”; métete en la ruta
de amor de Dios, quédate ahí.  El dice:  “Todas las cosas las haz de pedir en oración,
creyendo que las recibirás”.  Comienza a obedecer la Palabra de Dios y guarda Sus
mandamientos, introdúcete en la ruta del amor de Dios y Dios honrará Su Palabra por tí.
Introdúcete en al camino del amor y notarás como Dios contesta tu oración.

“Todas las cosas las pedirás en oración, creyendo que las recibirás”.  Pero si tú
discutes con el letrero y te vuelves necio  y te vas por tu propio camino, entonces te
descarrilas de la ruta del amor y bloqueas tu canal receptor.   Date cuenta que la Palabra de
Dios   es una manifestación de Su amor.   A medida que caminas en la senda del amor de
Dios, caminas en Su amor y El te da revelaciones, te muestra cosas, El te enseña cosas.
Donde está Dios, está todo.   Ahí es donde está el amor, el gozo, la salud, la prosperidad, la
paz, las bendiciones – caminando en la ruta de amor de Dios.   En cualquier momento que
abandones la ruta, te abres las puertas al diablo.

La Palabra de Dios no dice que sea fácil, pero ¿qué es lo que dice Mateo 11:30?
“PORQUE MI YUGO ES FÁCIL, Y LIGERA MI CARGA”.  En el momento que te
encuentres caminando la senda del Señor y comiences a pensar que es una carga pesada, te
estás resistiendo.  Estás caminando pero realmente estás queriendo irte por tu propio
camino haciendo lo que tú deseas.    Jesús dijo: “Porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga”.

El ‘yo’ es la raíz de  la dificultad.  Requiere más  de lo que queremos hacer o
estamos dispuestos a dar.  La Palabra de  Dios dice, “Si me amareis, guardaréis mis
mandamientos”.   El ‘yo’ no quiere dar tanto.   El ‘yo’ siente que es como una imposición.
“Yo siento que Dios requiere mucho de mí, yo tengo que vivir mi vida, yo tengo esto, yo
tengo lo otro.  Yo debería de ser capaz de hacer esto, debería de ser capaz de hacer lo
otro”.   EL ‘yo’ es la raíz de ello; de pensar que Dios está pidiendo mucho de tí.   Dios no
requiere más de nosotros de lo que podemos dar.   Dios simplemente dice: “Camina en la
luz de Mi Palabra; haz lo que Yo te diga que hagas, obedéceme y sígueme, sé fiel a Mí, y
Yo me encargaré de todo tu vida”.

¿Recuerdas lo que mencionamos en uno de los capítulos anteriores?   Cuando tú no
puedes amar a alguien, tú tienes un problema.   ¿Recuerdas el segundo pensamiento clave
del que hablamos?    Señor déjame ver a Tu pueblo como Tú los ves.   Recuerda que cuando Dios mira a cada uno de nosotros, El nos ve como un padre tierno; el te ama.   El amor de
Dios ha sido derramado en nuestros corazones,  y este amor te mantendrá en la ruta del
amor.

CAPÍTULO 4

OPERACIONES DEL AMOR DIVINO

Aprendiendo a amar.  Consideramos en  el primer capítulo del amor de Dios,
mostrándote la existencia de dos sistemas de amor.   Está el sistema mundano de amor, que
es el que todo pagano conoce.   Eso es todo lo que tú y yo conocíamos, porque éramos
paganos.  Pero ahora en Cristo esté el sistema de amor de Dios.  Estamos aprendiendo
ahora como nuevas criaturas en Cristo, como nueva especie que somos y como hombres y
mujeres con una diferente guía en nuestras vidas, el sistema del amor de Dios.

A medida que más aprendemos de El, más  nos damos cuenta que es distinto al
sistema del mundo.  Porque cuando tú y yo  estabamos en pecado, sin Cristo, no había
manera de aprender el sistema de amor de Dios.   No podías aprender sobre el sistema de
amor de Dios hasta que fueras nacido de El.   Tú no puedes respirar hasta que hayas nacido
en este mundo.   De la misma manera, no puedes aprender el sistema de amor de Dios hasta
que te conviertes en un hijo de Dios, y entonces te percatas de lo que dice la Palabra de
Dios.

En el segundo capítulo consideramos las obras del amor.   El tercer capítulo trata de
los logros del amor.   Dios quiere que tú y yo caminemos en una relación de amor con El,
así que nos ha dado la Palabra de Dios, y la Palabra de Dios establece parámetros que nos mantendrán en una relación de amor con Dios.   Cuando el esposo y la esposa se juntan, se
aman y existen ciertos parámetros entre ellos.

Recuerda, cuando no podemos amar es porque tenemos un problema.  Cuando tú
no puedes amar a alguien, tú tienes un problema.    “¿Pero qué hay de ellos?”   Yo no estoy
hablando de ellos, hablo de tí, así que cuando yo no puedo amar a alguien ¿quién tiene el
problema? ¡Pues yo tengo el problema!   Puede ser ellos tengan un problema también, pero
si yo también tengo uno, entonces ambos estamos errados.   Yo tengo que corregir el mío, y
ellos tienen que corregir el de ellos.

Este es un principio que debes de aprender cuando  quieres aprender a amar.
Cuando tú no puedes amar a alguien, tienes un problema, porque Dios te ha mandado a que
ames a todos.   Haz esta confesión: “Cuando no puedo amar a alguien, tengo un problema,
me arrepentiré y pondré  mi  vida en orden, y los motivaré para que hagan lo mismo.
Amen”.

En el primer capítulo observamos que el amor es algo que se da.   Así que muchas
veces cuando no podemos amar a alguien ¿qué hacemos?  Le echamos la culpa a ellos y
nunca ponemos en orden nuestra vida.  Siempre decimos “¿sabes lo que hicieron, lo que
dijeron, cómo me trataron?”  Deberías estar muerto al pecado, así que no debería
molestarte.  Pero si estás vivo y caminando  en orgullo, seguramente te estorbará y te
molestará.

Otro pensamiento que traje a tu mente fue que Dios dijo: “Hijo, quiero que
comiences a ver a Mi gente como yo los veo”.   Somos todos hijos de Dios y Dios quiere
que nos veamos como El nos ve.

EL AMOR DIVINO INVOLUCRA
RESPONSABILIDAD PERSONAL

Ahora veamos algunos pensamientos sobre las operaciones de Dios.  Primer,
involucra responsabilidad  personal.  Judas 21 dice, “CONSERVÁIS EN EL AMOR DE
DIOS”.  Esta escritura “pone al mono en  tu  lomo”.  Conservaos en el amor de Dios
significa guardar y cuidar diligentemente una posesión presente.   La Palabra de Dios dice,
“He puesto mi amor dentro de tí, te he traído a una buena relación conmigo, ahora manténte
en Mi amor”.  Guarda y vigila que no hagas algo que afecte tu relación de amor.  Ellos
involucra responsabilidad personal.

El dice; “Está atento a mantenerte dentro del circulo o esfera del amor de Dios”.
No hay indicios de que Dios deje de amarte, pero sí te cortará Sus mejores bendiciones.

El paso del amor de Dios es la Palabra de Dios.   La Palabra de Dios es dada para
mantener al creyente individualmente en los confines del paso de amor de Dios.   Mientras
me mantenga en línea con la Palabra de Dios, me mantengo bajo el túnel de amor de Dios.
Pero si me enojo o entro en temor, si me resiento, caminaré fuera del paso de amor de Dios,
porque el instructivo del amor de Dios dice: no te enojes, no seas amargado, resentido,
duro, grotesco, indomable.   Dios a través de  la Biblia dice, “Hijo, quiero que sepas como mantenerte en mi túnel de amor”.   El Señor dice, “Quiero que sepas como mantenerte bajo
el conducto de donde surge toda la gloria”.   Todo lo que tienes que hacer es ser capaz de
leer instrucciones y estar dispuesto a obedecerlas; introdúcete al paso del amor y quédate
ahí.    Sé propenso a mantenerte dentro del circulo o esfera para que Dios te pueda bendecir.

No hay indicio alguno de que cuando camines fuera del paso
que El dejará de amarte.  Cuando desobedeces  la Palabra te colocas fuera del ámbito del
amor de Dios; por mantenerte fuera de línea en relación a la Palabra de Dios, te sitúas en
una posición donde bloqueases las más grandes bendiciones de Dios.

La Palabra de Dios no fue dada para herirte; no fue hecha para destruirte, fue hecha
con el propósito de bendecirte.  Fue hecha para ayudarte,  para guiarte.  Cuando estés
frustrado, preocupado o confundido, la Palabra de Dios te guiará hacia el amor, gozo y paz.
A medida que lees y estudias la Palabra de Dios y te encuentras capaz de no obedecer
algunos segmentos de ella, necesitas percatarte de que la Palabra está ahí para ayudarte.

Muchos de ustedes han experimentado el poder transformador de Dios.   El mismo
poder de Dios que te levantó y te transformó es tuyo para mantenerte en el túnel de amor
del Señor. Tú no tienes que aventurar fuera del camino de amor del Señor, pues El es capaz
de mantenerte en buena relación con El.    ¿Recuerdas las bendiciones que surgieron con ser
levantado?  Sólo imagínate a lo que llegarán al mantenerte en comunión continua.  Si te
encuentras cerca del borde del camino, si sientes surgir dentro de tí un poco de ira,
resentimiento, desaliento y decepción, di: “No, ese no es el caminar del amor de Dios, y yo
voy a quedarme en el caminar del amor de Dios”

Introducirse al caminar del amor de Dios involucra responsabilidad personal.   Dios
no va a conducir tu vida por tí.   El ha llegado a vivir dentro de tí y te ha dado el poder que
necesitas para mantenerte dentro de la carretera, para quedarte en el caminar del amor de
Dios.  Yo alabo a Dios porque  cuando nos deslizamos en la  zanja, o cruzamos la línea
amarilla en la carretera, El no nos deja de amar.  ¿Pero que es lo que sucede?  No nos
estamos sujetado a Su Palabra y de repente nos encontramos en un punto donde
bloqueamos el amor de Dios.   Date cuenta que Cristo en tí es la Esperanza de Gloria y tú
puedes mantenerte en el caminar del amor de Dios.

EL AMOR DIVINO EDIFICA

Otra operación del amor es  que el amor te edifica.  I Corintios 8:1 dice: “EL
CONOCIMIENTO ENVANECE, PERO EL AMOR EDIFICA”.  El amor te anima a ser
fiel.  El amor divino te ayuda a crecer y incrementa tu deseo para complacer.  Podemos
usar una joven pareja como  ejemplo.  Se enamoran, ¿qué es lo que hace ese amor?
¿Acaso los edifica?   Claro que sí; lo edifica a él, lo edifica a ella.   Ellos se emocionan y
los anima a ser fiel el uno al otro.   El es cuidadoso de hacia donde mira, quiere ser fiel.

Bueno, alabado sea el Señor, que tú y yo ahora somos nacidos de El.   El amor de
Dios está en nuestros corazones, y Dios dice, “Mi amor os edificará, les causará el anhelo
de complacerme”.   Todo cristiano tiene el deseo interior de complacer a Dios.   Es el amor de Dios en tí que causa ese deseo.  Al mismo tiempo hay otra fuerza, el diablo, que te
quiere impedir que lo complazcas y te quiere alejar de El.

A medida que te muevas en el amor, este te edificará, y aprenderás donde está el
camino del amor.  Aprenderás a estar en Su Palabra; te animará a ser fiel , te formará, y
comenzarás a crecer.  Tu deseo de complace a Dios aumentará y causará que una
confianza en tí surja, animándote a obedecer Su Palabra.

Tú puedes quedarte en Su caminar de amor y vivir una vida victoriosa.   No tienes
que esta arriba y abajo, prendido y apagado, frío y caliente.   No tienes por qué conocer el
amor de Dios por una semana y después desconocerlo por seis meses.   Alabado sea Dios,
Su amor me edifica, me anima.   Yo permanezco en la Vid; yo no debo estar conectado a
Dios un día y el otro día estar desconectado.   Yo puedo permanecer en la Vid y extraer la
savia del amor de Dios, del gozo de Dios y de la paz divina, diariamente.  Porque el mismo
poder que me salvó, me puede guardar.

Quiero que hagas esta confesión: “El mismo poder que me salvó es capaz de
guardarme.  El me levantó, El me puede mantener arriba”.  Esta confesión cambiará tu
vida.   Cuando te encuentres fuera del caminar del amor y esto te deprime, date cuenta que
no  tienes  que estar ahí. ¿Sabes qué?  Dios me trajo aquí, ¡Gloria a El!, El es lo
suficientemente grande para mantenerme.  El milagro más grande fue tu salvación, no la
sanidad de tu cuerpo, ni el ser guardado.   Ahora desde que has tenido la experiencia de la
salvación, Cristo te puede mantener en ese  caminar del amor de Dios, y ese caminar de
amor te edificará, te levantará.

EL AMOR DIVINO DESARROLLA
CAPACIDAD DE SUMISIÓN

Otra operación del amor es que desarrolla una capacidad de sumisión en tí.  Juan
15:13 dice: “NADIE TIENE MAYOR AMOR QUE ESTE, QUE UNO PONGA SU VIDA
POR SUS AMIGOS”.  Volvamos a la joven pareja.  Ellos se enamoran.  ¿No crea ese
amor en ellos una capacidad de sumisión en cada uno de ellos?  Porque ella le ama, ¿no
tiende ella a someterse a su voluntad?  ¿No hace él lo mismo?  Muchas cosas que antes
hacia, hoy no las hace por amor.   El solía salir dos o tres veces por semana a jugar billar
con los amigos, pero ahora, por amor, una capacidad de sumisión se ha desarrollado dentro
de él.

En la misma manera, el amor de Dios en el creyente desarrolla una capacidad de
sumisión antes Dios.  El amor de Dios te ayuda a saber como ser sumiso ante El.  Dios
sabía que éramos desconocidos, alienados de El, extranjeros para El.  Nosotros llegamos a
El y nos salvó, y tuvimos esa nueva relación con el Señor.   Ahora EL está desarrollando en
tí esta habilidad del amor, tú te sometes a El.

“NADIE TIENE MAYOR AMOR QUE  ESTE, QUE UNO PONGA SU VIDA
POR SUS AMIGOS” (Juan 15:13).   Jesús literalmente dio Su vida, al igual que otros.
Hay gente que literalmente ha dado su vida por Jesús.   Tú puedes desechar tu vieja vida y
tu manera de exigir tus derechos.   Cuando alguien te abofetea, puedes soportar en amor y puedes ofrecerle la otra mejilla.  Puedes dejar tus temores y tus viejos derechos.  Tú
puedes decir, “Bueno Hermano Willis, si no lucho por ellos, nadie lo hará”.  Si tienes
razón, si lo haces tú, Dios no lo hará.  Pero si  tú  no luchas por ellos y en cambio estás
firme en fidelidad con el Señor, entonces Dios estará firme de pie por tí.  ¡Estarás
asombrado de lo que Dios puede hacer por tí!  ¿Sabes por qué Dios no ha podido hacer
más en la vida de los cristianos?   Porque aún luchamos mucho por nosotros mismos; aún
no hemos desarrollado esa total sumisión que Dios quiere que tengamos.  Muchas veces
creemos que nosotros sabemos que hacer, pero El dice: “Todas las cosas las haz de pedir en
oración, creyendo que las recibirás”.   El dice que le pidamos a EL.   Necesitamos aprender
a someternos a El y estar dispuestos a dejar a un lado nuestros derechos, nuestras demandas
por nosotros mismos , y aprender a someternos el uno al otro.

Si se están aprovechando de tí, ese no es el caminar del amor.  El amor no puede
ser abusado (no se puede tomar ventaja del amor).  Cuando sientes que se están
aprovechando de tí, ¿sabes por qué sientes así?   Por orgullo.   El orgullo dice, “Estás en mi
territorio”.   El amor dice, “Tienes un pie en mi territorio, y te daré dos”.   He aprendido a
no defenderme, yo sólo sigo predicando el Evangelio.   La gente dice cosas de mí.    ¿Saben
lo que hago?   Yo sólo sé que amo al Señor Jesucristo.   El es mi Salvador y mi Amo; yo
estoy vendido a El totalmente, y yo  sólo sigo predicado el Evangelio.  Si hago eso,
entonces no importa lo que digan ellos, porque están equivocados.  Se den cuenta o no,
sigo siendo su hermano en el Señor, y se están metiendo en líos porque yo soy el ungido de
Jehová.   Yo no me escogí solo, Dios me escogió; así que sólo me someto al Señor.

Yo he desarrollado esta de sumisión.   Si yo pasara todo el tiempo tratando de
defenderme y aclarando todo lo dicho sobre mí,  eso sería todo lo que haría.  No tendría
ninguna capacidad de sumisión.  ¿Qué causa la  habilidad para someterse?  El amor.
Muchos de ustedes han sido sometidos ahora más de lo que jamás han sido sometidos.
Muchos de ustedes están más sometidos a sus esposos o esposas.    Se están sometiendo más
a sus jefes y se someten más a sus vecinos porque se acercan al caminar del amor de Dios.
El deseo de Dios es desarrollar esta habilidad de sumisión en tu vida.

EL AMOR DIVINO PROTEGE

Otra operación del amor es que te protege.  Salmos 145:20: ‘JEHOVÁ GUARDA
A LOS QUE LE AMAN”.   ¿Qué constituye amar a Dios?   ¿Cómo demuestras tu amor a
Dios?   Si un muchacho y una joven se aman, existe una manifestación de ese amor.   Hay
algún tipo de acción que demuestra que ese amor está ahí.   El amor siempre se manifiesta
en acción.  Dios dice que guarda a los que le  aman.  ¿Quien le ama?  I Juan 5:3 dice:
“PUES ESTE ES EL AMOR DE DIOS, QUE GUARDEMOS SUS MANDAMIENTOS”.
(Su Palabra).   El decir que amas a Dios no es suficiente.   La única manera en que puedes
probar que amas a Dios es guardando Su Palabra.   La Palabra de Dios dice: “Regocíjate en
el Señor”, así que te regocijas.  La Palabra  de Dios dice: “No te  enojes”, así que no te
enojas.   La Palabra dice: “Toma todo con gozo”, así que tomas todo con gozo.    Juan 14:23
dice: EL QUE ME AMA, MI PALABRA GUARDARA”.  Supón que dices que amas a
Dios y no guardas Su Palabra.  Juan 14:24 dice: “El que no me ama, no guarda mis
palabras”.   El amor siempre tiene una manifestación.  El Señor guarda a los que le aman.
Ellos dicen que lo hacen.   Si dices que le amas, guardarás Sus palabras.   Cuando el amor de Dios este en tu corazón, tendrá una manifestación exterior.  ¿Cual es la manifestación
externa de que amamos a Dios?   Mantenernos guardando y obedeciendo Su Palabra.

Juan 14:21, 23-24: “EL QUE TIENE MIS MANDAMIENTOS, Y LOS GUARDA,
ESE ES EL QUE ME AMA; Y EL QUE ME AMA, SERÁ AMADO POR MI PADRE, Y
YO LE AMARE, Y ME MANIFESTARE A EL”.   Verso 23: ‘EL QUE ME AMA, MI
PALABRA GUARDARA; Y MI PADRE LE AMARA, Y VENDREMOS A EL, Y
HAREMOS MORADA CON EL”.  Verso 24: ‘EL QUE NO ME AMA, NO GUARDA
MIS PALABRAS, Y LA PALABRA QUE HABÉIS OÍDO NO ES MÍA, SINO DEL
PADRE QUE ME ENVIÓ”..

Salmos 145:20: “JEHOVÁ GUARDA  A TODOS LOS QUE LE AMAN”.
¿Quiénes le aman?  I Juan 5:3: “PUES ESTE ES EL AMOR DE DIOS, QUE
GUARDEMOS SUS MANDAMIENTOS”.  Juan 14:23: “EL QUE ME AMA, MI
PALABRA GUARDARA”.

¿Cómo puedes guardar la Palabra de Dios?  Josué 1:8 dice que meditemos en Su
Palabra día y noche.  Si tú  no  meditas en Su Palabra día y noche, entonces no estás
guardando Su Palabra, y entonces has demostrado no amarle, y Dios no te puede proteger.

Malaquías 3:8-12 dice que traigamos los diezmos al alfolí, manteniendo Su Palabra.
“Si un hombre me amase, traerá sus diezmos al alfolí”.  Si no lo haces, entonces puedes
decir todo el día cuanto amas a Dios, pero sin ningún provecho; el amor siempre se
manifiesta en acción.

Si quieres que Dios te proteja, entonces el amor conlleva acción.   Marcos 16:16-18
dice que los creyentes pondrán sus manos en los enfermos, hablará en lenguas, echarán
fuera demonios, etc.  ¿Amas al Señor lo suficiente como para actuar de acuerdo a Su
Palabra?

Todos quieren saber lo que es el amor de Dios.   Creen que es un sentimiento.   No,
es obedecer Su Palabras, porque el amor siempre tiene una manifestación.  El amor
siempre se revela y se desplaza en la acción  – amor, gozo, paz, fe; todos los atributos de
Dios tienen una manifestación en este mundo.

Una de las operaciones del amor es que nos protege, así que mientras más guardes
Su Palabra, más estarás caminando en el camino del amor de Dios.   El guarda a todos los
que le aman.  Mientras más camines en Su camino de amor, más estarás guardando Su
Palabra y más protección de Dios tendrás.   Estás ubicándote donde Dios te puede bendecir,
y Su protección es una bendición.   Así que el Dios que te salvó, puede guardarte, a medida
que permanezcas en Su caminar de amor a través de la obediencia a Su Palabra.

EL AMOR DIVINO DESAFÍA

Otra operación del amor es que te  desafía.  Hebreos 10:24 dice: “Y
CONSIDEREMOS UNOS A OTROS PARA  ESTIMULARNOS AL AMOR Y A LAS
BUENAS OBRAS”.   El amor de Dios nos estimulará hacia el amor y las buenas obras.  El reconocer que existen fuerzas satánicas que quieren evitar que los cristianos amen y sean
testigos, nos llevará a practicar  la obediencia con el fin de despertar, animar y estimular a
todos los que entren en contacto contigo.   La vida de cada uno será un reto para el otro.

“Y CONSIDERÉMONOS UNOS A OTROS PARA ESTIMULARNOS AL
AMOR”.    ¿Cómo se supone hemos de estimularnos al amor?   Primeramente reconocemos
el esfuerzo del diablo por detener a los cristianos en su acto de amar.  Satanás no quiere
que te ame, ni que tú me ames.  El quiere que no enojemos, que tengamos miedo, que
seamos resentidos y amargados.   El no quiere que el creyente camine el camino del amor.
El sabe que si tú y yo nos mantenemos en la Palabra de Dios y andamos en el camino del
amor, Dios nos va a bendecir.   El esfuerzo del diablo por detener a los cristianos de amar y
testificar te llevará a practicar la obediencia, a conmover, animar y estimular a todos con
quien mantienes relación.  En esencia Dios está diciendo, “Yo quiero que sepas lo que
Satanás está tratando de hacer.   Quiero que seas un buen testigo, quiero que permanezcas
en Mi Palabra, en el caminar del amor, y a medida que te quedes allí, animarás y
estimularás a los que están allá afuera para que vengan a Mí”.

Si permaneces en el camino del amor, Dios te guardará y te protegerá, te bendecirá
espiritualmente, físicamente, mentalmente y económicamente.  A medida que sigas
caminando en el amor de Dios, ¿qué pasa?   Comienzas a crecer y a madurar.  Dios te
mantiene sano y te mantiene fuerte.  Dios comienza a prosperarte en lo económico; Dios
comienza a obrar en tu trabajo y tu familia.   Esto desafiara a otros hermanos y hermanas
para que anden en el camino del amor de Dios.

Yo he propuesto en mi corazón andar en el camino del amor.   Yo quiero ser testigo,
quiero ser un canal de bendición.   Quiero ser un hombre de Dios, para que pueda caminar
con Dios y que muchas vidas puedan ser tocadas y cambiadas; y muchos frutos puedan ser
cultivados para la huerta de mi Padre.  La fruta no es recolectada para Mí, es cosechada
para el labrador, Mi Padre.

Te estoy retando, estoy caminando con Dios para poder caminar en victoria
espiritual 365 días al ano, para poder caminar en salud, en prosperidad, para poder
provocarte.  Yo no voy a desquitarme y pelear.  Quiero provocarte a que ames, quiero
provocarte a la fe, a caminar en salud.    ¿Cómo lo voy hace?   Lo voy a predicar, y enseñar,
y lo voy a caminar.  Dios quiere que hagas lo mismo.  Predícalo,  enséñalo y camínalo,
para que tu vida sea un reto para otros.

Así es como muchos de ustedes llegaron al Señor, alguien te retó; influenció tu vida.
Tu viste a alguien que tenía problemas y de repente vivía en victoria cada día.   Tú lo viste
y te influencio.   Dios desea que tu vida de amor desafíe a otros, que tu prosperidad sea un
reto para otros.   Dios nos dice, “Yo quiero que camines en mi camino de amor para que te
pueda bendecir a lo sumo, para que seas un testigo para otros”.

EL AMOR DIVINO QUEBRANTA
EL PODER DEL MATERIALISMO
Otra operación del amor es que quebranta el poder del materialismo.  Dios quiere
que te percates de que el amor quebrantará el poder del materialismo en tu vida.   El dice en
II Corintios 9:7: “CADA UNO DE COMO PROPUSO EN SU CORAZÓN: NO CON
TRISTEZA, NI POR NECESIDAD, PORQUE  DIOS AMA AL DADOR ALEGRE”.
Debes proponerte en tu corazón dar.   Debes proponerte en tu corazón que quebrantarás el
poder del materialismo.  Dios dice, toma placer al dar, valóralo mucho.  El amor hacia
Dios y Su Palabra se hace mayor que el amor a los bienes.

Yo recuerdo el primer domingo que fui a la iglesia (hace como 35 años)  estaba
sentado en un aula de escuela dominical y pasaban lista de asistencia, yo miré y la pizarra
decía: “marca si eres un lector diario de la Palabra”.   Tenia como diez cosas escritas, y yo
no podía marcar ni una de ellas.  Me quedé allí sentado como un nudo en un palo,
meditando en aquella lista.   Como seis meses atrás yo estaba enfrentando una condena de
60 años en prisión, una multa de $20,000.00, había perdido todo;  casa, caro, empleo.
Vivíamos en una casa de dos cuartos (no una casa de dos dormitorios) sin baño, sin agua
caliente.  Yo estaba manejando un Chevrolet del ano 51 todo desbaratado, andaba un
centavo en mi bolsillo para poder decir que andaba dinero.   Un hombre me había dado un
pequeño trabajo en el que había ganando $50.00.   Esa semana tenia $5.00 en mi bolsillo.
¡El Señor sabe como manejar las cosas!  Ya sabia que los $5.00 era el diezmo.  Nuestra
alacena estaba vacía, no teníamos que comer.   Yo sé sobre el poder del materialismo, ya
que por cuatro años el dinero fue mi dios.  Yo dije que iba a hacer un millón y que me
retiraría a los 35 años  ( llegué a los 35 años y sólo tenia $74.00 en mi cuenta de ahorros,
pero esa realmente rico, ¡había encontrado a Jesús!)

En el momento en que miraba ese papelito que decía “lector diario de la Biblia”, yo
dije, “Señor no lo soy, pero lo seré”, a todo lo que allí decía yo dije, “Señor no lo soy; pero
lo seré”..   Llegué al ultimo y decía, “¿Das el diezmo?”   Yo dije, “Señor no lo soy, pero lo
seré.”  El Espíritu Santo pregunto, ¿y cuándo?  Yo tenia $5.00, nunca olvidaré, ese día
hubiera querido estar en cualquier lugar excepto sentado en esa iglesia Bautista.  Fue la
decisión más dura que tomé en mi vida, porque no teníamos alimento en nuestra alacena,
todo estaba vacío y lo que tenía eran $5.00.   Yo saqué esos cincos dólares y los puse en el
sobre.   Dije, “Padre Dios, si yo no puedo obedecer Tu Palabra, no caminaré contigo”.   Yo
puse esos cinco dólares y los puse en el sobre y desde entonces propuse en mi corazón ser
un diezmador.  Yo propuse en mi corazón ese día que  nunca  dejaría que el dinero
interfiriera entre el Señor y yo.  Ya  sabía  donde había estado, sabia del apego que tenia
con lo material, pero sabia que una de las maneras en que podía quebrantar ese apego era
dando a Dios.   Yo quebré esa manipulación del diablo ese día y he permanecido libre del
apego a lo material, me convertí en un dador alegre.

Dios dice en Marcos 10:29-30 que multiplicará de regreso lo que le des.   Mi amor
por la Palabra de Dios se hizo mayor que mi amor por lo material, así que llegué al punto
en que podía dar cualquier cantidad en cualquier momento, porque mi confianza, mi fe, no
estaba en banco alguno, sino en la Palabra de Dios.  Es por esto que  insisto tanto en dar,
porque quiero que los hijos de Dios lleguen al punto en que se puedan mantener prósperos.

Yo te garantizo que mientras tengas tu confianza en los hombres, si el sistema se va,
tú te vas.   Mantén tu fe en el Señor y en Su Palabra.   El amor ha quebrantado el poder del materialismo, y mi confianza y mi fe están el  la Palabra de Dios.  El amor quebranta el
poder del materialismo, no afecta la inflación, ni  la depresión, ni la recesión.   La Palabra
de Dios dice en Filipenses 4:19: “MI DIOS OS SUPLIRÁ TODO LO QUE OS FALTA”.
No dice que mientras no haya inflación.  Debes llegar al punto en que confíes más en la
Palabra de Dios que en el sistema del hombre.   El amor de Dios quebrantará todo poder de
cualquier  influencia que el mundo ejerza sobre ti.   El amor por Dios y Su palabra se
vuelve mayor que el amor por las cosas.

AMOR DIVINO ES EL PORTAL A MAYOR MADUREZ

Otra operación del amor es que es portal a mayor madurez.  I Tesalonicenses
3:12-13 dice: ‘Y EL SEÑOR OS HAGA CRECER  ABUNDAR EN AMOR … PARA
QUE SEAN AFIRMADOS VUESTROS CORAZONES, irreprensibles libres de censura)
EN SANTIDAD (cualidad que se revela en la pureza) …”  El Señor te hace crecer y
abundar (rebozar) en amor.   ¿Cómo te hace crecer y abundar en amor?   A medida que te
mantienes en el amor de Dios.   ¿Cómo te hace crecer Dios?   A medida que te mantienes
en el amor de Dios, a medida que te guardas y te cuidas y te mantienes en el caminar del
amor.

I Tesalonicenses 3:17-19 dice: “… A FIN DE QUE ARRAIGADOS Y
CIMENTADOS EN AMOR, SEÁIS PLENAMENTE CAPACES DE COMPRENDER…
EL AMOR …. QUE EXCEDE A TODO CONOCIMIENTO, PARA QUE SEÁIS LLENOS
DE TODA LA PLENITUD DE DIOS”.  ¿Qué está siendo arraigado y cimentado en el
amor?   Está siendo cimentada arraigada tu obediencia a la Palabra de Dios, manteniéndote
en el paso del amor.   Cuando hagas esto, serás lleno de la plenitud de Dios.    ¿Cómo serás
lleno de la plenitud de Dios?   Debido a que caminas en la Palabra todo el tiempo, te irás
llenando y llenando y llenando.

Hay salud, paz, victoria, gozo prosperidad – todo – en el camino del amor.   A mí me
gusta como es el camino del amor de Dios; es placentero, pacifico.   Se siente bien caminar
en victoria todos los días.   La Palabra está escrita para el beneficio del cristiano, tal como
lo son las señales de tránsito para el conductor, que le ayudan a llegar a casa.  La línea
amarilla en la carretera es para tu beneficio.   La Palabra de Dios es para tu beneficio, toda
ella.  A medida que comienzas a seguir sus instrucciones, El te bendice más y más.
Caminar en línea con la Palabra, este es el amor de Dios.   ¿Cuánto estás meditando en la
Palabra de Dios?   Mantenerte en el caminar del amor debería ser tu prioridad numero uno.
Si    vas a dejar algo, no dejes a Dios, ni a la meditación y estudio de la Palabra.

Agradecemos al Señor que nos enseña a amar de acuerdo a Su Palabra, y a medida
que le respondemos a El, El nos está trayendo hacia una relación madura de amor.

Please follow and like us:
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial

Enjoy this blog? Please spread the word :)